Representantes del sector expusieron la situación crítica de ambas economías regionales: la falta de mercados institucionalizados y de fijar el precio del producto, es el problema común. Los diputados de la comisión de Agricultura y Ganadería escucharon el reclamo y prometieron darles una solución.

Ante un nutrido número de diputados, los productores del Valle de Río Negro y Neuquén fueron los primeros en dar a conocer su situación, aunque ya habían tomado notoriedad porque comenzaron la jornada con una protesta en Plaza de Mayo, regalando cajones de peras y manzanas.

Entre productores y legisladores que impulsaron iniciativas para el sector, el pedido común fue la creación de un Instituto Nacional de peras y manzanas para resolver el problema de fijar un precio. Según los testimonios, los productores reciben entre dos y tres pesos, en doce cuotas, pero el precio del producto en góndola ronda los cincuenta pesos el kilo.

El meollo de la cuestión es que, por ejemplo, en el caso de la manzana, el 50% es para el supermercado, el 20% para la empacadora, 15% para logística y el restante, entre un 8% y 10%, es para el productor. Por eso es que reclaman que se pueda garantizar el costo y la rentabilidad para los productores. En un mercado que genera mil millones de dólares de ingresos genuinos al país, los expositores resaltaron que el comercio y el supermercado son los formados de precio.

A su turno, los diputados se comprometieron con la causa, como fue Cornelia Schmidt Liermann (PRO-CABA) que aseguró que “la obligación nuestra y de nuestro gobierno es solucionar esto” y se comprometió a facilitar el encuentro de estos productores con autoridades del Ministerio de Agroindustria.

Luego fue el turno de los tamberos. Jorge Chemes, Vice presidente de CRA, sentenció: “El sector lechero está viviendo la crisis más profunda”, producto de una estructura que generó un desequilibrio en toda la cadena. Al igual que para la manzana y pera, en el caso de la lechería, la industria y el supermercado son los eslabones de la cadena que amplían sus márgenes de ganancias, en desmedro de los productores y consumidores. Pero Chemes, también destacó la necesidad de institucionalizar el mercado y el problema social que genera el cierre de los tambos, porque suelen ser producciones familiares.

Gustavo Vionnet, de CRA Santa Fé enfatizó que el problema responde a “la falta de mercados institucionalizados” y propuso transparentar la cadena y “empoderar a sectores atomizados”, sometidos por el avallasamiento en la producción primaria. “El Ministro de la Producción y de Comercio quizás son más responsables del problema, que el de Agroindustria”, sintetizó.

Luego, Raúl Cata de APL apuntó hacia la necesidad de una ley que regule el “abuso de posición dominante”, pero también adujo el problema a la debilidad de las estructuras de comercialización. Mientras que Marcelo Aimaro, de la Mesa de Lechería de Santa Fé aseguró que el problema es “la falta de reglas claras de juego” y pidió trabajar sobre el manejo de volúmenes y el control de precio, con la aspiración de que los productores reciban el 35% del precio mix de góndola. Daniel Olleros, de APLA sólo agrego la necesidad de una ley que regule el mercado lechero, acompañado de una ley de arrendamiento.

Por la Sociedad Rural Argentina, Daniel Pelegrina propuso trabajar en la emergencia del sector, como medida marco. Pero también sugirió elevar el reintegro a las exportaciones, reducir los plazos de pago e investigar a los eslabones de la cadena.

Abierto el debate con los diputados, Francisco Torroba (UCR-La Pampa) aseguró que se trata de “economías en crisis” y planteó trabajar en la emergencia del sector y, luego, avanzar en el mediano plazo. Mientras que Alicia Ciciliani (FAP-Santa Fe), autora de uno de los proyectos que impulsa la creación de la Mesa de Leche, señaló la necesidad de transparentar la cadena y enfatizó: “A nosotros no nos da lo mismo que cierre un tambo porque eso va a soja. Hay que defender la producción existente”.

Desde el kirchnerismo, Luis Basterra (FPV-PJ-Formosa) celebró el proyecto de Gilberto Alegre pero dijo: “hay decisiones que tienen que venir del Poder Ejecutivo” y pidió que el tema se jerarquice en la agenda del Ministerio de Agroindustria porque “le cabe al Poder Ejecutivo decisiones inmediatas”.

Para el cierre, Gilberto Alegre (UNA-Buenos Aires), Presidente de la comisión de Agricultura señaló que se reunió con varios tamberos que le plantearon la misma problemática, por eso concluyó que “hay que garantizar un precio mínimo a los productores”.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
UA-100749636-1