Después de varios intentos frustrados, finalmente la ley de góndolas, que apunta a evitar los abusos de posición dominante en las grandes cadenas de supermercados, fue sancionada por 180 votos a favor, 1 en contra y 18 abstenciones. Los diputados también aprobaron y giraron al Senado un proyecto que modifica la Ley General del Ambiente e incorpora el principio «in dubio pro-natura» e «in dubio pro-aqua». El proyecto de mitigación y adaptación al cambio climático, que tenía media sanción, se convirtió en ley. Lipovetsky solicitó que el proyecto para modificar la ley de maltrato animal se sancione, pero no logró los votos de la mayoría agravada. Hubo dictamen para implementar educación sustentable en escuelas.

En una sesión maratónica, donde se aprobaron casi 100 proyectos de ley, la ley de góndolas (Expte 1494-D-19) logró ser aprobada con el apoyo de oficialismo y oposición. La iniciativa para regular la competencia de marcas en las góndolas de los supermercados propone que una misma marca no podrá acaparar más del 30% de la góndola y que la partición del espacio  “deberá involucrar a no menos de cinco proveedores o grupos empresarios”.

También que “deberá garantizarse un 25 por ciento del espacio disponible para la exhibición” de productos elaborados “por Micros y Pequeñas empresas nacionales inscriptas en el registro de ‘Mi Pymes” y un 5 por ciento adicional para productos originados por la agricultura familiar, campesina o indígena y los sectores de la economía popular. Los límites también alcanzan a productos importados.

Hacia el final de la sesión, los diputados también aprobaron un proyecto que establece el principio «in dubio pro-natura» e «in dubio pro-aqua», en la Ley General del Ambiente. El proyecto (Expte 4369-D-19), impulsado por la diputada Brenda Austin (UCR-Córdoba) propone que, en caso de duda, las controversias ambientales y de agua deberán ser resueltas de manera tal que favorezcan la protección y conservación del medio ambiente y de los recursos de agua.

 

Sanción al proyecto de Cambio climático

En una sesión maratónica, y con los “Jóvenes por el Clima” presentes en el recinto, los diputados le dieron media sanción al proyecto (1719-S-19) venido en revisión del Senado de la Nación que establece los presupuestos mínimos ambientales para la adaptación y mitigación al cambio climático global, que fue aprobado por 163 votos afirmativos y 8 abstenciones.

La iniciativa crea un Gabinete Nacional de Cambio Climático (hoy vigente a través de un Decreto), organismo que debe elaborar un Plan Nacional para la Adaptación y Mitigación al Cambio Climático, que deberá analizar los cambios en variables climáticas; evaluar los impactos y la capacidad de adaptación de los sistemas sociales y naturales.

 

Maltrato animal

Ya cerca de las 23 horas, Daniel Lipovetsky (PRO-Buenos Aires) solicitó considerar “sobre tablas” -necesita de la aprobación de los dos tercios del cuerpo-, el proyecto dictaminado por las comisiones de Legislación General y Legislación Penal que modifica la Ley de Maltrato Animal (Ley 14.346).

“Es una ley que tiene 60 años de vigencia que necesita mejorar las penas y tipos penales”, dijo Lipovetsky, uno de los principales defensores de la iniciativa. Sin embargo, la sesión se quedó sin quórum, lo que inhabilitó el tratamiento.

 

Dictamen para educación para el Desarrollo Sostenible

En el último día habilitado para emitir dictamen, los diputados de la Comisión de Recursos Naturales, avanzaron con la aprobación de un proyecto que (Expte 2887-D-19) que promueve la Educación para el Desarrollo Sostenible, en todos los niveles, en los establecimientos educativos públicos, de gestión estatal y privada de todo el país.

El proyecto, de la cordobesa Brenda Austin (UCR) entiende por desarrollo sostenible “aquel que satisface las necesidades de la generación presente, sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras de satisfacer sus propias necesidades”.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
UA-100749636-1 UA-140329542-1