El proyecto, que prórroga la vigencia de la ley por diez años e introduce cambios en los subsidios para las inversiones forestales, fue aprobado casi por unanimidad en la Cámara Baja y en la Cámara Alta. El rol de la Mesa Foresto-Industrial, la clave para el éxito de la ley.

La prórroga a la Ley de Inversiones para Bosques Cultivados (Ley 25.080) fue aprobada en forma definitiva: en Diputados obtuvo 188 votos afirmativos y sólo 2 negativos; mientras que en Senado fueron 59 afirmativos y un solo voto en contra.

La iniciativa, que fue incluida en sesiones extraordinaria e impulsada por oficialismo y oposición, otorga estabilidad fiscal a las grandes empresas e incentivos económicos a pequeños y medianos productores, en pos de promocionar la implantación de bosques, su manejo y la industrialización de la madera

El trabajo de la Mesa Forestal fue de suma importancia, ya que alcanzó un amplio consenso entre los diferentes actores de los sectores público y privado.

La iniciativa aspira superar las 1.300.000 hectáreas actuales y alcanzar 2 millones de hectáreas en 2030. “Es la actividad productiva más eficiente para mitigar los efectos del cambio climático”, dijo el diputado Luis Pastori (UCR-Misiones). En senado, el ex Gobernador Maurice Closs (Fte Misiones-Misiones) destacó que el proyecto fue consensuado entre distintos sectores públicos y privados.

Actualmente el sector alcanza una superficie de 1.300.000 hectáreas plantadas y genera 95.000 empleos en forma directa. El objetivo: alcanzar los 2 millones de hectáreas para 2030, que generaría 100.000 nuevos puestos de trabajo directos.

 

Los ejes del proyecto

Establece una graduación para el otorgamiento de aportes no reintegrables, con especial énfasis en los pequeños productores:

  1. a) De 1 hasta 20 hectáreas, hasta el 80% de los costos de implantación (La ley vigente establecía el 80% hasta 300 hectáreas.

Para más de 20 hectáreas y hasta un máximo de 300 hectáreas:

  1. b) Por las primeras 50 hectáreas, de 1 hasta 50 hectáreas, hasta el 60% de los costos de implantación.
  2. c) Por las siguientes 100 hectáreas, de 51 hasta 150 hectáreas, hasta el 50% de los costos de implantación.
  3. d) Por las siguientes 150 hectáreas, de 151 hasta 300 hectáreas, hasta el 40% de los costos de implantación.

En la Región Patagónica se extenderá por las siguientes 200 hectáreas, de 301 hasta 500 hectáreas, hasta el 40% de los costos de implantación.

Con respecto a los plazos propone: a) Plantación certificada entre los 10 y 24 meses de realizada. b) Tratamientos silviculturales (poda y raleo), certificados a partir de su realización y hasta los 12 meses subsiguientes de realizada.

La otra modificación propuesta es la creación del Fondo Nacional Ley Bosques Cultivados, que se financiará a través del el 1% del seguro verde, aporte que destinan las compañías de seguro automotriz, proveniente del ahorro en la impresión de las pólizas. Según el autor del proyecto, este Fondo alcanzaría los 600 millones de pesos, es decir, seis veces más de los que hoy recibe, que genera un desfasaje en las devoluciones a los beneficiarios.

El proyecto también incluye modificaciones respecto del manejo de los boques cultivados, el reintegro del iva a seis meses, exenciones en impuestos patrimoniales y sanciones.

 

El sector en números

Actualmente en la Argentina hay 1.300.000 hectáreas plantadas. Esto genera una producción de casi 15 millones de metros cúbicos de rollizo, 70 por ciento para tableros y aserraderos, 30 por ciento para pasta celulósica, papel y cartón, y también está avanzando en forma muy notoria el uso de la biomasa forestal. Existen 2.088 aserraderos, 20 fábricas de tableros, 5 de pasta de celulosa y 58 de papel y cartón.

Provincias como Corrientes, con aproximadamente 500.000 hectáreas implantadas, Misiones, con más de 400.000, que concentran la mayor parte de 1.300.000 hectáreas forestadas. Además involucra a Entre Ríos, Buenos Aires y otras provincias como Jujuy, Salta, Chaco, Formosa, Santiago del Estero, Córdoba, Mendoza, Río Negro, Neuquén, Chubut y Tierra del Fuego.

Esta actividad forestal actualmente da empleo a 95.000 personas en forma directa. Si llegamos a los 2 millones de hectáreas para 2030, el horizonte es generar 100.000 nuevos puestos de trabajo directos.

 

La Mesa Foresto-Industrial

La Mesa, que fue creada en enero de 2018, la integran todos los eslabones de la cadena de valor de la producción forestal y su industria de la madera, mueble, energía, celulosa y papel en la Argentina.

El objetivo es plantear lo necesario para profundizar la competitividad y poder alcanzar el potencial que tiene el sector de triplicar la superficie implantada, es decir, llegar a los 3 millones de hectáreas: de esta forma, se podrían generar 200 mil nuevos puestos de trabajo.

La Mesa, que es una de las más fuertes dentro de la veintena que creó el Ministerio de Agroindustria y que además preside el propio Mauricio Macri, se reunió en seis oportunidades desde su creación, y además, se celebraron otras dos reuniones: una del sector privado y otra del sector público de las provincias que tienen a su cargo la gestión de esta ley.

Entre las propuestas de la Mesa se destacan:

  • La prórroga y modificación de la Ley 25080 de Promoción de inversiones en bosques cultivados
  • El aumento de la asignación presupuestaria en 2017 y en una asignación apropiada para el 2018
  • Para la Mesa Sectorial de la Construcción en Madera: inversión en una planta de papel y la importancia de promover la energía eléctrica y térmica en base a biomasa.
  • Agilización de trámites en Senasa
  • Competitividad del sector: se destacó la necesidad de aprobar la implementación de los bitrenes, que permitiría disminuir los costos de transporte entre 45% y 40%.
  • Cambio climático: promover la certificación de plantaciones y cadenas de custodia.
Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
UA-100749636-1 UA-140329542-1