El proyecto establece la obligatoriedad de la realización de exámenes médicos de las personas que realizan actividades de manejo y aplicación de plaguicidas en todo el territorio de la provincia de Buenos  Aires con el objetivo de tener un seguimiento de la salud de los mismos. También prevé la provisión de información para evitar intoxicaciones.

Los exámenes especificados en el proyecto se realizarían a través de médicos especialistas en medicina laboral o toxicología que se desempeñen en hospitales públicos como también a través de las Obras Sociales correspondientes. En todos los casos, se extendería una copia del certificado para ser entregado al empleador.

Para los trabajadores rurales, los exámenes constarían en la Libreta Rural. En el caso de personas contratadas para las tareas en que se usen plaguicidas, deberían presentar su certificado médico como condición indispensable para la realización de los trabajos.

Un proyecto similar había sido presentado por Ledesma en el 2012, cuando era diputado nacional. En aquel momento la iniciativa había tenido el visto bueno de los bloques que integraban la comisión de trabajo.

En los fundamentos el autor señala  “existen numerosas leyes que buscan proteger a quienes están expuestos a éstos químicos y que ésta es una más que los empleadores deberán respetar y los organismos de control deberán velar por su cumplimiento”.

 

UA-100749636-1