En la primera sesión informativa en la Cámara de Diputados, el Jefe de Gabinete brindo la síntesis de la gestión de los primeros cuatro meses del gobierno de Mauricio Macri. Entre los principales ejes destacó la reactivación del sector agropecuario. Economías regionales, emergencia agropecuaria e inundaciones fueron cuestionadas por todos los bloques.

Marcos Peña comenzó su discurso haciendo foco en el proceso de generación de empleo y desarrollo económico y resaltó el estímulo al campo y la agenda de desarrollo, con particular eje en las economías regionales. “Ustedes saben bien de la crisis laboral y económica de esas economías”, señaló el mandatario.

Luego destacó la posibilidad de poder desarrollar la metalmecánica, alimentos, marcas y pymes. “Esto era imposible si no arreglábamos lo macroeconómico, regularizando el mercado de divisas, eliminándose las trabas que frenaban nuestra economía y abriendo nuestros brazos al mundo”, apuntó. También prometió que el Gobierno seguirá trabajando en solucionar el tema de las barreras e ir normalización el crédito y celebró el crecimiento de la industria metalmecánica “desde la reactivación del campo”.

Desde Cambiemos, como del resto de las fuerzas políticas, Peña fue interrogado sobre las economías regionales y dijo: “es un punto muy importante para nosotros” y consideró que se trata de una “herramienta para desarrollo de todo el país”.

Luego apuntó contra la gestión kirchnerista y señaló: “hemos visto la desproporción del enfoque del gobierno anterior al centralismo” y repudió que “las retenciones a los productos de economías regionales era una perpetuación al desarrollo”. Pero sí destacó que hubo una reactivación de las economías regionales entre 2003 y 2007.

El jefe de Gabinete aseguró que el desarrollo de la infraestructura y la promoción de las economías regionales “son herramientas centrales para su desarrollo” y marcó dos desafíos. Por un lado la minería, que consideró que debería ser sustentable y que se trata de “un debate que tenemos que dar”. El otro, la Patagonia, para “trabajar de verdad”. A modo de conclusión aseguró: “Queremos más autonomías de las provincias”.

A su turno, el Frente para la Victoria hizo foco en el tema de las inundaciones. El jefe de Gabinete aseguró: “no cabe ninguna duda de que estamos preocupados y estamos acompañando a las Provincias en esos casos”. Luego informó que trabajaron en conjunto con los gobernadores de las Provincias afectadas y, en muchos casos, continuaron con medidas que se tomaban anteriormente. Además informó que reactivaron el Sistema Federal de Emergencias (SIFEM), con la presencia de funcionarios de provincias.

Sobre la emergencia agropecuaria comentó que el viernes pasado hubo una reunión de la región centro y que “se está trabajando en aumentar el fondo, no solo en zonas sociales sino productivas”.

A propósito, el jefe de Gabinete alegó que el problema de las inundaciones responde a la falta de obras, los fenómenos de “El niño” y el cambio climático, pero aseguró que están trabajando con intendentes para pensar en estrategias de mitigación y en el fortalecimiento de estructuras de las Provincias. Por último apuntó contra la “falta capacidad del Estado para enfrentar estas cosas” y auguró poder trabajar “en el marco normativo para mejorar la situación”.

Desde el bloque massista (UNA), Felipe Solá (Buenos Aires), muy duro, apuntó directo contra las medidas tomadas para el campo y dijo que la reducción de aranceles no previno la pobreza. El ex gobernador bonaerense comentó que celebró, en un principio, la reducción de las retenciones al agro pero dijo que hay que conocer la producción del país: “Vivimos en un mar de soja, no había que bajarle 5%”, apuntó

A continuación, con el sustento de distintos datos económicos, validó que esa baja significa 1350 millones de dólares “que benefician a muy pocos”. Y para concluir apuntó directo contra el titular de la cartera agraria: “Pusieron un ministro que no sabe nada, es un lobista agropecuario”.

Pero Marcos Peña no respondió a estos argumentos porque dijo que no encontró preguntas sino simplemente afirmaciones. Sólo se limitó a decir que mientras Solá fue Secretario de Agricultura “nunca propuso retenciones” y desafió en pensar cómo el sector del campo puede generar trabajo.

Juan Casañas (Del Bicentenario-Tucumán), ex aliado, tampoco dudo en apuntar contra el gobierno y principalmente se enfocó en la falta de barreras fitosanitarias y la emergencia hídrica. Sobre el primer punto no pudo responder mayores precisiones y prometió consultarlo con el Ministerio de Agroindustria. Sobre el segundo tema, aseguró que se van a plantear nuevas líneas de crédito internacionales para el fondo de reconstrucción hídrica.

Algunos diputados consultaron por el costo del flete y Peña confirmó que esperan que el Plan Belgrano baje el costo. También hubo preguntas sobre la crisis del sector azucarero, tabacalero y citrícola, el jefe de Gabinete aseguró estar trabajando con los sectores para solucionar el problema.

UA-100749636-1