Por 215 votos positivos, 7 negativos y 18 abstenciones, la Cámara de Diputados aprobó y giró al Senado un proyecto de ley para implementar la Educación Ambiental Integral (EAI) en todo el país. Conocé los puntos más importantes del proyecto.

En una maratónica sesión especial, en la que también se dio media sanción al proyecto de ley de Sergio Massa (FDT-Buenos Aires) que prevé la modificación del impuesto a las ganancias, 251 diputados votaron favorablemente el proyecto de ley de educación ambiental integral gratuita y de aplicación federal.

Durante 2020 se presentaron diversos proyectos de ley por parte de representantes de las diferentes fuerzas políticas, incluidos los Ministerios de Educación y Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación. Sin embargo, el proyecto presentado por el Poder Ejecutivo en octubre del 2020 fue el que avanzó al ser aprobado por las comisiones de Educación, Recursos Naturales y Medio Ambiente y Presupuesto de la Cámara de Diputados.

El ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, Juan Cabandié, quien estuvo presente durante el debate, interpretó la media sanción como un paso más que nos lleva más cerca para saldar una deuda histórica con el pueblo. “Las aulas van a ser el sustento primordial de esta ley”, explicó.

La “ley Pino Solanas”, como se conoce popularmente al proyecto, propone generar “conciencia ambiental” para el ejercicio del derecho a un ambiente “sano, digno y diverso”. Es así como la iniciativa busca establecer la Educación Ambiental Integral como un derecho, conforme a la Constitución y un conjunto de leyes y tratados internacionales. En este sentido, se entiende a la Educación Ambiental como “un proceso educativo permanente con contenidos temáticos específicos y transversales, que tiene como propósito general la formación de una conciencia ambiental”.

En la Argentina, las leyes de educación nacional 26.206 y la ley general de ambiente 25.675 ya reconocen el derecho a la educación ambiental, pero no existe una ley que articule un programa integral. En este sentido, el proyecto prevé una “Estrategia Nacional” como instrumento de planificación, la cual será coordinada entre el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible y el Ministerio de Educación, con competencias y facultades diferenciadas. A su vez, se articulará con las universidades, las provincias y la Ciudad de Buenos Aires.

Qué cambios introduciría la nueva ley

  • Se incorpora al artículo 92 de la Ley 26.206 -de Educación Nacional- que formará parte de los contenidos curriculares comunes a todas las jurisdicciones: “La toma de conciencia de la importancia del ambiente, la biodiversidad y los recursos naturales, su respeto, conservación, preservación y prevención de los daños”.
  • Se establece que cada Día Mundial del Ambiente (5 de junio) cada provincia deberá “promover una acción comunitaria en la que se fomente el ‘Compromiso Ambiental Intergeneracional’
  • Plantea la elaboración e implementación de una Estrategia Nacional de Educación Ambiental Integral (ENEAI); Estrategia Nacional para la Sustentabilidad en las Universidades Argentinas (ENSUA); Estrategia Jurisdiccional de Educación Ambiental Integral (EJEAI); y una Coordinación Ejecutiva de la Estrategia Nacional de Educación Ambiental Integral (CENEAI) y una Coordinación Ejecutiva de la Estrategia Jurisdiccional de Educación Ambiental Integral (CEJEAI).
  • En cuanto a los gastos que demande la aplicación de la ley, el documento especifica que se asignarán anualmente a una partida creada a tales efectos en el Presupuesto Nacional.

 

Qué dijeron los legisladores

Graciela Camaño (Consenso Federal-Buenos Aires), se refirió a la cuestión del cambio climático y aprovechó a referirse a la ley de humedales y la ley de biocombustibles: “No podemos hacer de cuenta que nos interesa el tema de la educación ambiental cuando tenemos estados dos leyes frenadas”.

Luis Contigiani (Frente Progresista Cívico y Social-Santa Fe) se refirió al cambio de paradigma en el cual la salida ya no es la “sobreexplotación, sino la ética del cuidado” y el momento de integrar la ciencia con los recursos naturales y fomentar el desarrollo y preservación del ambiente.

En nombre de Juntos por el Cambio, Gisela Scaglia (PRO-Santa Fe), reparó en los años de lucha y destacó que esta ley pretende el equilibrio entre lo social, lo político, lo ecológico y lo económico.

Por la Coalición Cívica, Maximiliano Ferraro (CC ARI-CABA), hizo énfasis en que la ley permitirá una sociedad más ecológica, justa y equitativa que verdaderamente cuide y proteja los bienes comunes.

El presidente de la comisión de Recursos Naturales, Leonardo Grosso (FDT-Buenos Aires) cerró el debate y se lamentó porque en el Congreso se habla “mucho más de ambiente, de los bienes comunes y de la perspectiva ecológica. Pero eso no alcanza, porque todavía no vemos acabadamente el problema”.

También se refirió al proyecto de ley de humedales y dijo que se iba a trabajar en la iniciativa para que sea prontamente sancionada y propuso debatir los modelos económicos actuales.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
UA-100749636-1 UA-140329542-1