En un nuevo plenario de comisiones, legisladores de las comisiones de Legislación General, Salud, Defensa del Consumidor e Industria de la Cámara baja se reunieron para continuar el debate de la Ley de Etiquetado Frontal de Alimentos y Bebidas Alcohólicas, que ya cuenta con media sanción del Senado. Si bien hubo un respaldo mayoritario, aún no se emitió dictamen y se pasó a un cuarto intermedio.

Quien abrió el encuentro fue la presidenta de la comisión de Legislación General, Cecilia Moreau (FDT-Buenos Aires), que afirmó que el tema es trascendental para los argentinos y que por eso “necesita de la búsqueda de consensos y debate”. En este sentido sostuvo que “el dictamen no va a ocurrir de manera sorpresiva ni impuesta por ningún espacio”.

También informó que se tendrán en cuenta otros cuatro proyectos presentados sobre la temática, impulsados por Julio Ferreyra (FDT-Jujuy), Francisco Sánchez (PRO-Neuquén), Graciela Camaño (Consenso Federal-Buenos Aires) y Gisela Scaglia (PRO-Santa Fe), sumado a las otras 19 iniciativas ya presentadas.

Qué dijeron los Diputados

Brenda Austin (UCR-Córdoba) señaló que “Argentina no escapa a un problema que tiene el mundo entero, que es la obesidad”, y agregó que en nuestro país, “seis de cada diez personas adultas tienen sobrepeso u obesidad. Y cuatro de cada diez niños o adolescentes, también”.

Por su parte Atilio Benedetti (UCR-Entre Ríos) brindó su apoyo a la ley pero advirtió que la reconversión del sector no será fácil ni gratis, teniendo en cuenta la situación que afronta la industria por la pandemia. En ese sentido apuntó que el plazo de 180 días estipulado en el proyecto para acatar la nueva normativa es “absolutamente escaso”.

En el mismo sentido, el cordobés Eduardo Fernández (FDT) propuso que se modifique dicho plazo y se extienda por un año, de esa forma las pymes, cooperativas y la agricultura familiar podrían se acompañadas con “colaboraciones técnicas” del Estado y con apoyo crediticio de ser necesario”.

Julio Ferreyra (FDT-Jujuy) propuso a continuación cambiar el sistema octagonal por el Nutri-Score o sistema de semáforo. Indició que esta herramienta es usada en Europa y llamaría la atención del consumidor para leer la información del rotulado.

Otra modificación fue propuesta por Federico Zamarbide (UCR-Mendoza) quien pidió que la miel y los frutos secos estén dentro de las exenciones contempladas, ya que su consumo debe ser incentivado.

Hacia el final, el jefe del interbloque Unidad Federal para el Desarrollo, José Luis Ramón (Unidad y Equidad Federal- Mendoza), pidió votar sin modificaciones y aseguró que el proyecto no altera “la capacidad económica de las empresas, que puedan seguir haciendo trampa, o la comercialización de los productos en el Mercosur”.

Puntos clave del proyecto

  • Los alimentos y bebidas con exceso de calorías, azúcares, sodio o grasas deberán llevar un sello de advertencia de color negro y en forma octogonal, en la cara principal.
  • Esos productos tendrán prohibida su publicidad, promoción y patrocinio y no podrán venderse en los kioscos de las escuelas.
  • Las industrias tendrán un plazo de seis meses para adaptarse a la ley desde su publicación en el Boletín Oficial. (Este es uno de los puntos que se busca modificar).
  • Insta al Poder Ejecutivo a reformular el Código Alimentario en base a estos puntos.
  • Habrá sanciones para empresas que no cumplan.
Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
UA-100749636-1 UA-140329542-1