María Eugenia Vidal, la flamante gobernadora bonaerense, deberá esperar una semana más para ver si avanza el presupuesto bonaerense y la Ley Fiscal, que contempla una suba del impuesto inmobiliario rural que ronda el 26%. Mientras el bloque del Frente para la Victoria cuestiona el pedido de endeudamiento por 110 mil millones de pesos,  los intendentes peronistas presionan a sus legisladores, urgidos de fondos.

No fueron semanas fáciles para la mandataria bonaerense y su equipo que no sólo debió presentar informes y realizar un estudio pormenorizado del proyecto junto a la mesa de intendentes y legisladores del FPV, sino que también tuvieron que negociar con ellos.

Originalmente, Vidal envió a la Legislatura un proyecto de Ley que contemplaba un endeudamiento de 110.000 millones, pero los jefes comunales acordaron con sus legisladores que autorizarían que la provincia tome deuda por aproximadamente 60.000 millones de pesos, incluidos los recursos para obras en los municipios. Pero también acordaron que el Presupuesto contemple otros $15.000 millones coparticipables para planes de infraestructura y seguridad.

El martes 12 de enero es la nueva cita que tienen los legisladores para sortear la suerte del Presupuesto bonaerense, después de la sesión caída de la semana pasada. Mientras tanto, el gobierno debería aceptar bajar el nivel de endeudamiento hasta 50.000 millones y adicionar 15 millones para repartir directamente con los municipios.

La Ley de Leyes prevé un total de erogaciones de 354.244.282.441 pesos, de los cuales 183.000 millones estarán destinados a la administración central y 97.000 millones a la Dirección General de Cultura y Educación provincial.

El área de Seguridad tendrá un presupuesto de casi 36.000 millones de pesos; Salud más de 22.000 millones; casi 8.400 millones estarán destinados al Ministerio de Desarrollo Social y otros 9.000 millones al de Justicia. Casi 11.000 millones de pesos fue el presupuesto asignado para el Ministerio de Infraestructura y Servicios Públicos; 2.800 millones para la Agencia de Recaudación de la Provincia de Buenos Aires; 727 millones para Producción, Ciencia y Tecnología; 371 millones para Asuntos Agrarios y unos 624 millones para el ministerio de Coordinación y Gestión Pública.

Junto al Presupuesto, también se tratará la Ley Fiscal, pero no habría aumentos en las alícuotas en los impuestos -la variación será por inflación-. Por su parte, el Inmobiliario prevé un incremento de hasta el 25%, según la escala de valuación del inmueble y proyecta una recaudación de 2.881 millones.

En el caso del Inmobiliario Rural, las entidades representativas del sector adelantaron al ministro de Asuntos Agrarios, Leonardo Sarquis, que no habría oposición a ese esquema “siempre y cuando no se toquen las valuaciones fiscales de los campos”.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
UA-100749636-1