LA FÓRMULA JUBILATORIA AVANZA A PASO FIRME. ¿DESPLAZA A LEY BASES DE LA AGENDA?

Tras largas negociaciones, los diferentes bloques opositores alcanzaron media sanción a una nueva fórmula de movilidad previsional.
El proyecto del radicalismo, Hacemos Coalición Federal e Innovación Federal propone adicionar un 8% de recomposición a los haberes jubilatorios -por efecto de la inflación del pasado enero- y una nueva fórmula que combina el índice de inflación con la variable salarial (RIPTE). La iniciativa también fija un piso del haber mínimo jubilatorio.
Los 160 votos afirmativos significaron dos tercios de los diputados presentes, marcando una clara derrota para el oficialismo que, además, perdió la votación en el artículo que proponía eliminar las jubilaciones especiales a los ex presidentes y ex vicepresidentes.
La iniciativa será girada ahora al Senado, donde, se cree que será aprobada y, hasta se especula con una sanción definitiva de con una amplia mayoría similar a Diputados.

DILEMA OFICIALISTA ¿ABRIR NEGOCIACIONES O CERRAR FILAS?
El presidente, Javier Milei, ya adelantó que vetará la norma de la nueva fórmula opositora si llegase a convertirse en ley. Sin embargo, más allá de los deseos del Presidente, hay normas constitucionales que lo limitan.
El Congreso de la Nación puede neutralizar la decisión de veto del Ejecutivo insistiendo en su sanción con dos tercios de los votos en cada cámara. Si no lo consiguen, se mantiene el veto y el proyecto no puede volver a tratarse en las sesiones de ese año.
Otra de las opciones del oficialismo es utilizar la iniciativa jubilatoria como una moneda de cambio para negociaciones, ya que todavía necesita aprobar la Ley Bases y el Paquete Fiscal en discusión.
El oficialismo no tiene los votos para rechazar el proyecto, pero puede jugar la mismas cartas que la oposición jugó con la Ley de Bases: dilatar la discusión y hasta realizar modificaciones al proyecto. De esta forma, la nueva fórmula jubilatoria deberá volver a la Cámara de Diputados y se aplazará su sanción definitiva.

ALGUNAS CONCLUSIONES
Los posibles caminos que se plantearon muestran un enfrentamiento abierto entre los deseos e iniciativas de Casa Rosada con los del Congreso, tal como sucedió durante el período de sesiones extraordinarias en enero de éste año.
Del lado del gobierno, todo vale mientras reduzca el gasto -o no lo genere- y apoye su Ley Bases.
Por otro lado, desde la oposición dura y la oposición dialoguista, sus banderas innegociables son educación y jubilaciones.
Esto llevó a un punto muerto donde ninguna de las partes logra su cometido y los principales afectados son los ciudadanos.
En ese contexto, negociar y acordar se torna no sólo necesario, sino el único camino posible para lograr las leyes y políticas públicas que los estudiantes, jubilados, empresarios, empleados, productores. En fin: que los argentinos necesitan.

Temas de la nota

Notas Relacionadas

Compartir nota