El régimen para la preservación y conservación, que había obtenido media sanción en el Senado, desembarcó oficialmente en la Cámara Baja. Sorpresa por los giros a comisión: Intereses Marítimos, Recursos Naturales y Presupuesto y Hacienda. Agricultura, ausente.

El 12 de diciembre fue la fecha exacta en la que el proyecto de presupuestos mínimos de protección ambiental de los humedales ingresó a la Cámara de Diputados. Casi con dos semanas de atraso, luego de haber sido sancionado en Senado, el pasado 30 de noviembre. Pero, aparte de esta demora, llamó la atención las comisiones que designó la Dirección de Mesa de entradas para su tratamiento.

Primero la comisión de Intereses Marítimos, Fluviales, Pesqueros y Portuarios, a cargo del diputado Julio Solanas (FPV-PJ-Entre Ríos), comisión a la que le compete “entender en todo lo concerniente a la preservación, desarrollo y explotación de los recursos naturales renovables y no renovables del mar, los ríos y aguas interiores”, entre otras funciones, según indica el reglamento de la Cámara de Diputados.

El segundo giro será para la comisión de Recursos Naturales y Conservación del Ambiente Humano -homónima a la comisión de Ambiente de Senado-, que preside el radical Mario Barletta (UCR-Santa Fe), un ingeniero en recursos hídricos.

Y por último, la comisión de Presupuesto y Hacienda será la encargada de dar el visto final, teniendo en cuenta que el proyecto prevé la creación de un Fondo, que será financiado por una partida del Presupuesto Nacional.

Pero la comisión que no fue contemplada fue la de Agricultura y Ganadería, que debería “dictaminar sobre todo asunto o proyecto relativo al régimen y estímulo de la agricultura y ganadería; sobre los que se refieran a legislación rural y agrícola en general; enseñanza agrícola, policía sanitaria, régimen y fomento de bosques nacionales”, según especifica ese mismo reglamento.

Quizás la Cámara Baja repita lo sucedido en el Senado: una decisión administrativa podría determinar la inclusión de la comisión de Agricultura. Pero dependerá de algún pedido particular de la presidencia de la Cámara o de algún diputado con influencia en ese cuerpo.

Teniendo en cuenta el antecedente del Senado, donde producto de esa decisión administrativa se sucedieron un sinfín de malos entendidos -incluso si había obtenido reglamentariamente las últimas firmas del dictamen, en esta oportunidad, para lograr el debate más amplio posible y sin complicaciones, en Diputados debería también incluirse a la comisión de Agricultura.

Vale recordar que el proyecto de humedales fue modificado en varios de sus artículos durante el debate en el recinto de la Cámara alta, aplicando el principio constitucional que otorga el dominio originario de los recursos naturales a las Provincias, motivo por el cual quedan encargadas de la realización del Inventario y del Ordenamiento territorial.

Además se acordó que el plazo para el inventario será de 3 años (antes era en 1 año) y se eliminó el artículo 19 que paralizaba cualquier producción hasta tanto no se realizara el mismo, evitando así serios perjuicios a los productores eventualmente afectados.

También se excluyeron los salares de altura de los alcances de la ley y se contempló, dentro de las categorías de clasificación de los humedales, que en el nivel medio, se permitirán las actividades extensivas, salvaguardando así, la ganadería.

UA-100749636-1