En la reunión de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, los diputados debatieron la iniciativa que establece un aporte extraordinario para hacer frente a los efectos de la pandemia. El oficialismo aceptará cambios respecto de los bienes en el exterior. El lunes próximo esperan que asista Mercedes Marcó del Pont -titular del Afip- y el oficialismo avanzaría con la aprobación del proyecto en comisión. Legisladores de la oposición se refirieron al alcance del tributo sobre los inmuebles rurales.

Carlos Heller (FDT-CABA), titular de la comisión de Presupuesto y Hacienda y autor de la iniciativa, aseguró que se busca “generar un recurso extraordinario que esperamos pueda servir para mejorar las condiciones de vida de un sector particular de la Argentina” y aclaró que tiene fines determinados.

Heller señaló que “en todos los países se ha producido una enorme caída de la actividad económica” más allá de las medidas de aislamiento, y ejemplificó que “Europa calcula que va a demorar entre dos y tres años en recuperar los niveles de actividad previos a la crisis”.

Al momento de las precisiones sobre la iniciativa, el titular de la comisión señaló que se tomará el patrimonio declarado al 31 de diciembre de 2019, a partir de los 200 millones de pesos, con una alícuota del 2% que asciende gradualmente hasta llegar al 3,5% para quienes tienen declaraciones de Bienes Personales superiores a los 3.000 millones de pesos.

Según estimaciones, Heller aclaró que el aporte alcanzará a 10.000 contribuyentes y no 12.000 como se adujo en un principio

Los cambios al proyecto

Antes de dar paso a las ponencias de los diputados, Heller adelantó que se incluyeron pequeños cambios al proyecto.

Por un lado, en el caso de los bienes declarados en el exterior, las alícuotas se incrementan en un 50%, pero a partir de un agregado que sufrirá el texto, las personas alcanzadas quedarán exceptuadas de pagar ese diferencial “si aceptan repatriar el 30% de sus tenencias financieras en el exterior”.

En cuanto al destino de lo recaudado con el aporte solidario, Heller especificó que un 20% será para equipamiento médico; un 20% para subsidios a las MiPyMEs; un 20% para el programa Progresar; un 15% para la urbanización de barrios populares; y un 25% para la exploración, desarrollo y producción de gas natural.

Por otra parte, ante un planteo de Ricardo Buryaile (UCR-Formosa) acerca de que “si es un aporte, puede ser voluntario”, el presidente de la comisión anunció: “Vamos a ponerle la palabra ‘obligatorio’, para terminar con la interpretación de algunos de que como es un aporte, podrá ser voluntario”.

Por último, Heller anunció que habrá “una cláusula para intentar captar a los residentes en el exterior por sus tenencias accionarias en empresas residentes en el país”. “Hemos escuchado comentarios y críticas respecto de que había un tratamiento desigual con aquellos que habían cambiado de residencia y que podían no quedar alcanzados por la ley”, señaló.

Qué dijo la oposición

Luis Mario Pastori (UCR-misiones) dejó en claro los puntos por los cuales se interpreta que el “aporte”, como lo llaman desde el oficialismo, es un verdadero impuesto. “El aporte es del género tributario, y usted lo reafirmó diciendo que es de pago obligatorio”, apuntó contra Heller, y continuó: “contiene todo lo que lo configura como tal:  deviene de un proyecto de ley, es de carácter coactivo, está expresado en dinero, tiene como finalidad ayudar a solventar el gasto público y, por último, no tiene correspondencia con ningún tipo de beneficio para el contribuyente”. Por último, explicó las causas por las que consideran que podría volverse inconstitucional.

A continuación, Ricardo Buryaile, hizo énfasis en la “cantidad de veces que en Argentina se dijo que se implementaría un impuesto por única vez y no fue así”. También se refirió al impacto del proyecto para el sector productivo y dijo que “se está midiendo con la misma vara un tractor a una Ferrari, un campo a un piso en Puerto Madero” y agregó que “no se pueden grabar los activos productivos, sino la exteriorización de la riqueza”.

Su par radical, Atilio Benedetti (UCR-Entre Ríos), se expidió en la misma línea y dijo que los “impuestos siempre que llegaron, se quedaron” y destacó que este “impuesto a la riqueza es altamente inconveniente porque impacta negativamente sobre quienes pueden invertir y generar trabajo y desarrollo económico” y añadió que es una mala señal para todos los convencidos de que la pobreza se termina cuando haya más posibilidades de trabajo.

Sobre el piso para tributar este impuesto dijo que, si bien para la gente de a pie puede representar una gran cantidad de dinero, 200 millones de pesos equivale a millón y medio de dólares, lo que puede ser superado ampliamente por Pymes familiares provinciales que hoy están teniendo muchas perdidas.

Desde la Coalición Cívica Ari, Javier Campos (CC ARI-Buenos Aires), arremetió contra quienes dijeron que el Estado está haciendo un gran esfuerzo y dijo que “solo está imprimiendo dinero”. Sobre el aporte solidario y extraordinario invitó a la reflexión sobre si de verdad “estamos ayudando o no a la gente” y destacó que el 50% de la ciudadanía no lo apoya.

Para terminar, Carlos Heller se comprometió en activar las gestionar para contar con la presencia de Marcó del Pont, el próximo lunes, y concluyó que, ese mismo día, se espera emitir dictamen.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
UA-100749636-1 UA-140329542-1