Científicos y organizaciones ambientalistas de Rosario defendieron la necesidad de contar con una Ley Nacional de Humedales ante los Diputados. Continuarán las jornadas informativas con productores, ambientalistas, urbanistas y desarrolladores inmobiliarios.

Luego de la presentación de una batería de proyectos de ley para impulsar una Ley Nacional de Humedales, de parte de todos los bloques, finalmente la comisión de Recursos Naturales y Ambiente de la Cámara de Diputados, inició el debate a través de la organización de una jornada informativa con especialistas.

Para abrir la jornada, Leonardo Grosso (FDT-Buenos Aires), titular de la comisión anunció el inicio del “tratamiento de una ley de Presupuestos Mínimos de humedales”, con “voluntad de diálogo y acuerdo”, producto de los incendios en el Delta.

El diputado repasó la presentación de varios proyectos y recordó que el debate fue postergado en tres oportunidades. “Cada día que pasa es un día perdido”, aseguró. Para terminar aseguró que, activadas las jornadas, ingresaron más de cien pedidos de parte de productores, organizaciones ambientales y sociales, urbanistas y desarrolladores inmobiliario para participar en las jornadas, por lo que acordó reuniones semanales o quincenales, para escuchar a los especialistas

Las ponencias

La asesora en aguas, Elba Stancich, propuesta por la Vicepresidente de la Comisión de Ambiente, Brenda Austin (UCR-Córdoba), dio por sentado que “no hace falta hablar de la necesidad de una ley nacional de humedales” y esgrimió cinco puntos críticos que la ley debe contener:

  1. Definición de humedales: recomendó la definición tomada del inventario nacional.
  2. Inventario Nacional de humedales: es un instrumento técnico que debe estar comandado por la Nación. No puede quedar en manos a proponente de un proyecto.
  3. Ordenamiento territorial: tiene que ser en forma participativa con sectores productivos, académicos, sociedad civil y tercer sector y tiene que ser aprobado por ley, en las legislaturas provinciales. También debe establecer los criterios de sostenibilidad para la conservación y uso y no dejarlo librado a cada jurisdicción.
  4. Moratoria de actividades nuevas: para evitar modificaciones en lo que se está ordenando
  5. Fondos para las Provincias: la ley necesita presupuesto

“Esta no es una ley anti producción: las actividades sobre los humedales se van a seguir haciendo, sólo algunas se van a tener que adecuar para mantener los servicios ecosistémicos”, aseguró la especialista, para cerrar.

A su turno, Anibal Faccendini (invitado por el diputado Germán Martinez, autor de una de las iniciativas), dijo que “los humedales son bienes comunes, no mercantlizables”, que son reguladores y esponja de carbono.

Haciendo foco en la necesidad del agua, especificó que los humedales abarcan el 22% del territorio nacional y tienen el 40% de diversidad biológica: “Los humedales son vida”, dijo.

Para cerrar propuso una ley efectiva y práctica que permita un ambiente equilibrado y sustentable promoviendo una ley específica para evitar la contaminación en el Paraná que afecta a Santa Fe y Entre Ríos. También propuso “ciudadanizar los humedales del Río Paraná” (con antecedente en Nueva Zelanda), a través de la creación de la personería jurídica de ciudadanía y una jurisdicción conjunta sobre los humedales entre provincias y Nación.

Javier García Espil (Abogado y docente), invitado por el diputado Maximiliano Ferraro (CC ARI-CABA) planteó el manejo responsable y sustentable, a través de estrategias de restauración. Para ello planteó una serie de instrumentos que debe contener la ley:

  1. Definición clara para distinguir sujetos y territorios afectados (Definición de Cofema)
  2. Inventario nacional de humedales: niveles 3 y 4 (paisajes y unidades de humedales)
  3. Contar con un plazo razonable
  4. Recursos
  5. Conducción del proceso a cargo del Ministerio del Ambiente
  6. Esquemas de semaforización y autoridades de cuencas para observar cambios en el uso de suelo y de aguas
  7. Ley participativa
  8. Precaución mientras no haya ley supliendo la ausencia del inventario (alternativa de mapa) y de deliberación publica (agravamiento de evaluaciones de impacto ambiental)
  9. Asignar recursos para incentivar usos de territorio que apoyen prácticas productivas alternativas como la agroecología.

Invitado por el diputado Enrique Estevez (PS-Santa Fe), Cesar Mackler, ingeniero químico, explicó que los recursos naturales determinan las potencialidades y limitaciones del desarrollo productivo de una región.

En relación al proyecto de Estevez, explicó que “no podemos modificar estas áreas proveedoras de tantos servicios ambientales en función de políticas, planes, programas y proyectos sin tener en cuenta las características del sitio”.

Luego de dar una definición concreta de todo lo que comprenden los humedales, explicó que la autoridad de aplicación estará conformada en base a un criterio federal con dos escalas de responsabilidad: una nacional de coordinación y asistencia con mayor rango, y otra local provincial que implementará y ejecutará las normativas. “Este proyecto busca que en toda actuación de las autoridades de aplicación se garantice el principio de igualdad y de no discriminación con perspectiva de género, la transparencia y la rendición de cuentas y el acceso a la información y la participación”, remarcó.

El ambientólogo, Julián Monkes, presentado por Leonardo Grosso rescató la heterogeneidad de los humedales (minería en salares de altura, foresto industria, mallines e emprendimientos inmobiliarios) y detalló los lineamientos de la iniciativa presentada por el titular de la comisión que impulsa el manejo de cuencas, la ecología de paisaje y rescata los cuatro niveles del inventario (representativo de las Provincias y articulado con Cofema y el Inta).

También postuló la necesidad de un fondo como incentivo para promover las practicas productivas de conservación y aseguró que la propuesta “no entra en contradicción con la actividad productiva, solo con las que no son sustentables”.

“No quiere hablar de desiertos productivos como dicen sectores del agro concentrado” arremetió y propuso conservar áreas sensibles y ordenar la producción, a través del dialogo con los actores en territorio.

La propuesta de los grupos ambientalistas de Rosario

Maria Eugenia Schmuck y Eduardo Tonioli, concejales de Rosario invitaron a agrupaciones ambientales de la zona, como Multisectorial por la Ley de Humedales, el Paraná no se toca,  el Taller Ecologista, un biólogo y un periodista ambiental, quienes solicitaron con urgencia la sanción de una ley de humedales, que comprenda la diversidad de los humedales, que mantenga los servicios ecosistémicos y que sea progresista y aplicable.

La voz de los legisladores

Antes de brindarle la palabra a sus pares, Grosso repasó algunos acuerdos que surgieron en el primer debate: el tema no está resulto y el Estado debe intervenir, se necesita celeridad y se trata de una oportunidad, ya que hay proyectos de todos los bloques.

Incluso informó que el pedido por una ley de humedales se había transformado en “Trending topic” -tendencia en twitter- y pidió trabajar “para que este 2020 sea el año de sanción de este proyecto”.

Al momento de debate con los diputados, Germán Martínez (FDT-Santa Fe), autor de un proyecto específico para declarar como humedal una zona del Delta, propuso “aprovechar un consenso por la positiva” y debatir una respuesta clara “pero con la gente adentro”.

La diputada Graciela Camaño (Consenso Federal-Buenos Aires) recordó que en los últimos años, hubo un 33% de humedales que se fueron perdiendo y pidió  un “proceso antropocéntrico”, que mute los actuales tipos penales que tienen eficacia si afectan en algo al hombre y que sean contemplados en cuanto a su afectación al ambiente.

“Yo me siento en falta, somos trending topic porque la gente nos está diciendo algo que no hicimos”, se lamentó la autora de una de las iniciativas y enfatizó en la necesidad de avanzar rápido con la sanción de la ley.

La vicepresidente de la comisión y autora de otro de los proyectos, Brenda Austin (UCR-Córdoba), no dudó en la necesidad de discutir una ley de humedales, pero sugirió “pensar estrategia para categorizar actividades para que puedan seguir llevándose adelante en base a criterios de sustentabilidad”.

Otro de los autores de uno de los proyectos, Enrique Estevez (PS-Santa Fe), recordó que el 20% de territorio es un humedal, que el 40% de las especies animales nacen en humedales y que son reservorios de agua dulce. “Hay que cambiar el vínculo con la naturaleza”, dijo, pero también pidió no estigmatizar a los productores de la ganadería y las urbanizaciones

Maximiliano Ferraro, autor de la iniciativa de la Coalición Cívica, especificó que busca garantizar el desarrollo sostenible del uso de los recursos naturales y rescatar los servicios ecosistémicos que provee. “Estos ecosistemas están en peligro y necesitan de una gestión para su uso racional”, aseguró.

Asimismo el referente del bloque del Ari dijo que “no todos los humedales van a ser áreas protegidas, se puede producir sin destruir” y propuso tres categorías de conservación, ejemplificando que se permitirá la ganadería, la producción arrocera y la apicultura, con buenas prácticas.

A su turno, Atilio Benedetti (UCR-Entre Ríos), miembro de la comisión de Agricultura, destacó el profesionalismo de la jornada y pidió escuchar a todas las voces. Por eso propuso referentes de Victoria (Entre Ríos) como expositores, que también se ven afectados. Hacia el final de su alocución, sin embargo, se lamentó porque el paquete de proyectos no tuvo giro a la comisión de Agricultura.

Para terminar, Leonardo Grosso reiteró que las próximas jornadas (dentro de una semana o dos), será primero con referentes de la producción, luego de las viviendas, y por último, de la comunidad científica.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
UA-100749636-1 UA-140329542-1