Después de que haya vuelto a comisión, el dictamen de mayoría fue modificado (se eliminó el conflictivoartículo 19, que establecía la prohibición de hacer nuevos usos de los humedales hasta que no se haya hecho el ordenamiento territorial correspondiente, entre otros cambios), pero los senadores no acordaron avanzar con un proyecto común. Mañana, en la última sesión del año, se define la suerte del proyecto entre el dictamen de mayoría, el de minoría y un tercer dictamen, que fue presentado hoy. El Frente para la Victoria, dividido.

Fernando “Pino” Solanas (UNEN-CABA) y Alfredo de Angeli (PRO-Entre Ríos) llegaron casi juntos a la reunión conjunta de las comisiones de Ambiente y Agricultura, que respectivamente presiden. La sala estaba casi completa y la presencia de los senadores fue en aumento: llegaron a ser 19. El público también era copioso, asesores, periodistas y defensores del proyecto.

Pino Solanas fue el encargado de abrir el encuentro: “Esperemos que sea un día feliz”, se esperanzó e informó que la semana pasada, luego de la sesión donde se aprobó que el proyecto de humedales regrese a comisión, se reunieron “veinte y tantos asesores y 6 o 7 senadores”, donde se debatió el proyecto, en particular el artículo 19, aunque aseguró que “se incorporaron entre 25 o 26 sugerencias”.“Nuestra actitud fue ponerse del lado de lo que mejor deviene al país y a los humedales”, afirmó el senador porteño.

A continuación, Alfredo de Angeli reprochó que sus asesores no fueron invitados a ese encuentro y objetó los artículos: 1; 2; 3; 5; 12 y 13. “Los que venimos de Provincias realmente de humedales vemos que no hay federalismo”, se quejó el  entrerriano.

Desde el Frente para la Victoria, María Esther Labado (FPV-Santa Cruz) se mostró disconforme con el artículo 6 donde sugirió que se aclare que el aprovechamiento de los humedales será bajo “las mejores prácticas agronómicas”. Pero también solicitó que se eliminé la palabra “hidrológico” y que se reduzcan las multas de 1 a 1000 salarios mínimo, vital y móvil (Art. 15). “Si no hay acuerdo para las modificaciones, lo plantearemos en el reciento”, apuntó.

En la misma línea, la senadora María Cristina Fiore de Viñuales (FPV-PJ-Salta), quien firmo el dictamen en minoría, e Inés Blas (FPV-PJ-Catamarca)), también aseguraron que sus asesores no fueron invitados a esa reunión.Pero su par, Daniel Pérsico (FPV-PJ-San Luis), con aires más esperanzadores, coincidió con la senadora Labado y pidió que se debata el tema en la reunión, no en la sesión.

Pero Solanas enseguida objetó la idea de debatir artículo por artículo. “Me opongo”, sentenció. Y aseguró que se “han dicho barbaridades, como que este proyecto iba a prohibir la ganadería o que iban a desaparecer los arroceros. En esta ley no existe la palabra prohibición, las Provincias van a hacer el ordenamiento”. Aunque aclaró que la ley “no es de promoción de actividades de producción, es de preservación”.

La senadora Magdalena Odarda (Alianza Progresista-Río Negro), autora de una de las iniciativas, ratificó lo dicho por su antecesor y aseguró: “estamos en condiciones de llevar el tema al recinto”.

Pero en las antípodas, Graciela de la Rosa (FPV-PF-Formosa) defendió la labor de la comisión de Agricultura y Ganadería donde reconoció: “trabajamos arduamente para incorporar lo que trajeron COFEMA, COHIFE, el INTA y tantos otros e hicimos un proyecto de dictamen consensuado con todos los entes”. Y aseguró: “es un auténtico proyecto federal”.

Desde el mismo bloque del Frente para la Victoria empezaron a surgir las distintas voces. Tal fue el caso de la senadora Teresita Luna (FPV-PJ-La Rioja), que también es autora de una de las iniciativas y firmante del dictamen en mayoría, quien aseguró que desconocía el dictamen en minoría. “No podemos dilatar más este proyecto, no es un proyecto de agro negocios ni nada que ver con la agricultura. Es un proyecto de humedales, de presupuestos mínimos”, afirmó.

Por el oficialismo, la senadora Marta Varela (PRO-CABA) solicitó que en el artículo 1 se exceptúe,  dentro de los humedales, a los salares de altura y que se amplíe el plazo para la realización del inventario de 1 a 3 años. Enseguida Solanas salió a su cruce y consideró que actualmente, con los mapas y la tecnología se puede realizar rápidamente y consideró “una barbaridad” los tres años. Y Varela le recriminó: “Usted no acepta nada”.

Jaime Linares (FAP-Buenos Aires), co-autor de uno de los proyectos y firmante del dictamen en mayoría aseguró que “las actividades que se desarrollan en los humedales, siguen; lo que se prohíbe son los excesos”, y aclaró que no es un trema vinculado a la producción sino a la especulación de las tierras. “Se garantiza que la gente de la Cuenca del Salado y los diques de arrozales van a seguir”, ejemplificó el bonaerense.

A continuación,Carlos Caserio (UNA-Córdoba), quien apoyó el dictamen en mayoría, planteó: “Todos tenemos conceptos profundos” y aseguró que “es una ley que puede afectar sectores”. Pero reconoció que, agotadas las instancias, llegó el momento de decidir: “esta Ley mañana se debe tratar y que los senadores decidan”, sentenció.

Interpelado por las palabras de su par preopinante, el senador de Angeli se defendió y aseguró: “Sí queremos Ley de humedales”, pero reconoció que hay distintas posturasy mostró su temor por los proyectos futuros de inversión.

Pero el senador Alfredo Luenzo (UNA-Chubut), quien propuso la moción de orden en la sesión para que el proyecto vuelva a comisión, apoyó a su par de bloque y se sorprendió que se hayan aceptado 25 modificaciones, se hayan respetado las autonomías provinciales, que se haya eliminado el articulo 19 y “que no haya consenso, me llama la atención”.

La senadora De la Rosa no se quedó atrás y aseguró que el conflicto no era sólo en torno al artículo 19: “No se modificó el conjunto”, recriminó. Y aprovechó para hacer entrega de su dictamen, al que adhirieron también las senadores Labado y Blas.

Pero una vez más, la oposición no coincidió en forma unánime con su postura. Tal fue el caso de la senadora Sandra Giménez (FPV-PJ-Misiones) que aseguró que “lo que se trabajó el jueves refleja lo que planteó COFEMA, COHIFE e INTA”, y agregó que también hubo propuestas de los senadores De la Rosa, Barrionuevo, Solanas y Pinedo. “Yo entendí que iba a haber dictamen en unidad”, se lamentó la misionera.

Pero Linares salió a complacerla al considerar que “el consenso no es uniformidad”. Incluso el propio Solanas coincidió que “es difícil llegar al cien por ciento de acuerdo” y reconoció que su voluntad de consenso estuvo al eliminar el artículo 19.

Vale recordar que existen tres dictámenes: uno de mayoría, que encabeza el senador Pino Solanas y 15 diputados más, y un dictamen de minoría suscriptores por De Angeli, Fiore de Viñuales y Giacoppo (PRO-Jujuy). Y hoy apareció la tercera propuesta de dictamen firmada por las senadoras De la Rosa, Blas y Labado.

La sesión de mañana, que se espera sea maratónica teniendo en cuenta que es la última sesión ordinaria del año, en la que el Presupuesto 2017 será el eje de discusión comenzará a las 11 de la mañana. Posiblemente humedales sea debatido entrada la noche.

UA-100749636-1