En una álgida sesión, donde los cruces entre el oficialismo y la oposición volvieron a ser los protagonistas, se aprobó la ley de Economía del Conocimiento. Sin embargo, aún no se convirtió en ley ya que, como se le introdujeron modificaciones, debe volver a Diputados. También se discutió el nuevo protocolo de sesiones virtuales que habilita la presencia de 4 legisladores más en el recinto.

Renovación de protocolos

Días atrás, los distintos bloques habían llegado a un acuerdo, pero este se rompió en la última sesión virtual cuando se trató el decreto parlamentario para prorrogar la modalidad virtual. La oposición había solicitado que los senadores habilitados para ocupar su banca de modo presencial puedan ir rotando durante el transcurso de la sesión, pero esto no fue aceptado e incluso se añadió una disposición por la que se debería comunicar a la Secretaría Parlamentaria, un día antes, quienes acudirían al lugar.

Otra cuestión que fue rechazada por el oficialismo, y que renovó viejas rispideces entre ambos, fue la negativa ante la propuesta de que se lleven a cabo haya reuniones de Labor Parlamentaria para acordar la agenda de temas a tratar antes de las sesiones.

“¿Ustedes se dan cuenta lo que van a votar? Hay que pedir autorización para ejercer el derecho de sentarse en las bancas”, argumentó Luis Naidenoff (UCR-Formosa), quien también destacó que “ni siquiera en estado de sitio se puede impedir la presencia de los legisladores en el recinto”. En cuanto a su propuesta, dijo que lo único que buscan es que se encuentre un sistema rotativo, que respete el distanciamiento, que permita una amplia participación federal.

Por último, a quienes votaron a favor del decreto, los acusó de contribuir a la “autodegradación” del recinto.

Después, fue el turno de su par formoseño, José Mayans (FDT-Formosa), quien aprovechó para destacar la posición de mayoría que tiene el oficialismo en la Cámara: “la oposición no acepta que es minoría y que la minoría no puede condicionar la agenda y someter a la mayoría con los temas que son indispensables”. También subrayó el discurso “inconsistente de la oposición”, quienes primero dicen que sí, pero después que no.

Sobre el funcionamiento del Congreso dijo que es indispensable y que por eso destaca la actitud de la presidenta, quien siempre bregó por que se mantenga la institucionalidad.

Finalmente, la bancada opositora decidió participar de los debates sobre los otros proyectos en la agenda, entre ellos la iniciativa de Economía del Conocimiento, el traslado de funciones de seguridad y la baja en la coparticipación a la ciudad de Buenos Aires, pero se desconectó en todas las votaciones a modo de “desconocer” el protocolo en funcionamiento.

Qué pasó con la ley de economía del conocimiento

La iniciativa que reemplaza a la ley 27.506, aprobada durante la gestión anterior de Mauricio Macri, promueve la actividad de pequeñas, medianas y grandes empresas que apliquen el uso del conocimiento y la digitalización. El proyecto contaba con media sanción de Diputados, pero como el Senado introdujo modificaciones, ahora debe volver a la Cámara de origen para la aprobación o rechazo de los cambios propuestos.

Conocé las modificaciones que se tratarán en Diputados

El presidente de la Comisión de Sistemas y Medios, Alfredo Luenzo (FDT-Chubut), fue el encargado de enumerar las modificaciones propuestas por el cuerpo. Entre ellas se destacaron:

* Se podrá usar el 70% de las contribuciones patronales como un bono de crédito fiscal transferible para pagar impuestos nacionales, e incluso se podría extender a 80% cuando se trata de grupos vulnerables. Con esto, se podrían pagar algunos impuestos nacionales.

* Los beneficiarios del régimen que acrediten exportaciones, de actividades promovidas por el régimen, podrán usar el bono para pagar el impuesto a las ganancias, siempre y cuando no sea en un porcentaje mayor al de las exportaciones informadas.

* Se elimina el carácter transferible que tenían los bonos fiscales “para evitar las maniobras poco claras”.

* Reducción del impuesto a las ganancias: se incorporan escalas teniendo en cuenta el tamaño de las empresas. Se aplicaría un 60% para las micro y pequeñas empresas, un 40% para las empresas medianas; y un 20% para las grandes empresas.

* Se incorpora un Fondo Fiduciario para la Promoción de la Economía del Conocimiento destinado exclusivamente a las micro, pequeñas y medianas empresas y a nuevos emprendimientos.

* Se plantea un esquema mucho más estricto de controles por lo que se elimina el Consejo Consultivo y se solicita a las universidades nacionales y organismos nacionales, para que den cuenta, cada dos años..

Que dijo la oposición

El referente del PRO, Esteban Bullrich (PRO-Buenos Aires), explicó que las modificaciones ponen trabas a la industria y que “no se entienden”. Algunos de los puntos en los cuales hizo énfasis el legislador fueron: la discriminación por tamaño, las limitaciones a las exportaciones y el bono fiscal “sobre todo en un momento en que nuestro país necesita el ingreso de divisas”.

En este sentido, se refirió a la media sanción proveniente de Diputados y dejó en claro que, desde el bloque, apoyan ese proyecto por considerarlo “más claro y que genera un marco más amplio para todo el sector”.

Por último, se refirió a un punto en especial, “que generó ciertas dudas”, y sobre el cual se propuso una modificación: la inclusión de obligaciones gremiales “que no tienen el mismo estatus legal que las otras obligaciones fiscales”. El bonaerense destacó la reciente creación de la Asociación Gremial de la Computación que implicaría “una traba más”.

El senador Julio Martínez (UCR-La Rioja) señaló los sectores a los cuales potencia la industria del conocimiento, entre ellos el agro, y destacó el uso de satélites, drones, sensores, y la biotecnología en general. “Todo este conjunto generó muy buenos resultados para el sector y es primordial poder seguir trabajando en este sentido” y agregó que en su provincia no hay muchas formas de generar empleo, entre ellas el turismo, las economías regionales y “este tipo de herramientas”.

Su par radical, Victor Zimmermann (UCR-Chaco), se expidió sobre las modificaciones y dijo que “no enriquecen al proyecto” ya que, por ejemplo, al compararlo con el texto que provenía de Diputados, baja los incentivos. También se refirió a los bonos de crédito fiscal que antes eran transferibles y que no tenían un plazo de vigencia, además de los cambios en su utilización. En cuanto al sistema de escalas, remarcó que “se está castigando a la mediana y gran empresa”.

Qué dijo el oficialismo

El senador Maurice Closs (FDT-Misiones) destacó los puntos fuertes de la ley: “una cosa es discriminar por tamaño y otra muy distinta es hacer una escala, esto es sumamente inteligente, así como también lo es la relación entre beneficios y exportaciones”.

Después, Adolfo Rodriguez Saa (FDT-San Luis) y Daniel Lovera (FDT-La Pampa), hicieron énfasis en la promoción del federalismo, la equidad y la perspectiva inclusiva de la ley.

Por último, el senador Roberto Mirabella (FDT-Santa Fe), señaló la importancia de la ley para darle capacidad empresarial en desarrollo a actividades ligadas a la ingeniería, ciencias exactas y ciencias agropecuarias. Incluso dio como ejemplo la empresa Agrofy “una plataforma online de agro fundada por dos jóvenes emprendedores de Santa Fe”.

Finalmente, la presidenta de la Cámara, anunció que por “unanimidad” (pese a la ausencia de los legisladores de la oposición), el proyecto fue aprobado, con modificaciones y será girado a la Cámara de Diputados para su tratamiento definitivo.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
UA-100749636-1 UA-140329542-1