El presidente de la Comisión de Agricultura, Adolfo Rodríguez Saa, encabezó la reunión conjunta de los legisladores e integrantes que asistieron, de forma virtual, en representación del Consejo Agroindustrial Argentino, quienes presentaron la “Estrategia de Reactivación Agroindustrial Exportadora Inclusiva, Sustentable y Federal” y tomaron nota de las preguntas de los senadores.

En una reunión que duró dos horas, lo que para muchos dejó sabor a poco, se presentó el plan de trabajo con un horizonte a 10 años, por parte del recientemente conformado Consejo Industrial, entidad catalogada por el senador Rodríguez Saa (FDT-San Luis), como “muy importante para los tiempos que está atravesando la Argentina”.
Estuvieron presentes José Martins, Presidente de la Bolsa de Cereales, Diego Cifarelli, Presidente de la Federación Argentina de la Industria Molinera, Jorge Chemes, Presidente de Confederaciones Rurales Argentina, Fernando Rivara, Presidente de Federación de Acopiadores, Jorge Brigante, Presidente de la Cámara Argentina de Alfalfa, y Gustavo Idigoras, Presidente de la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina y del Centro Exportador de Cereales.
José Martins hizo un recorrido de los inicios del Consejo Agroindustrial, con énfasis en la posibilidad -que luego se diluyó- de que Argentina se retirase del Mercosur. Explicó que en un primer momento eran 35 Cámaras -hoy son 53- que se “mancomunaron en un espacio de trabajo horizontal, que no pretende reemplazar a la Mesa de Enlace, ni tampoco a las gremiales”. Y agregó que el único objetivo es trabajar un proyecto de estado conjunto, que permita afrontar la crisis que está atravesando el país y que para eso es fundamental que los legisladores entiendan la propuesta.
Sobre las relaciones con el Presidente de la Nación, Martins dijo que fueron sumamente cordiales desde el inicio y que les dio un fuerte impulso para trabajar en la construcción del espacio “sin pausa porque la oportunidad es ahora”. También destacó los encuentros con gremiales para “romper la dicotomía agro-industria”, con CAME, gobernadores, y referentes de distintos colores políticos.
Sobre el plan de Estrategia de Reactivación Agroindustrial Exportadora Inclusiva, Sustentable y Federal afirmaron la posición dominante que tiene la agroindustria como único sector que pudo mantener el empleo y generar divisas.
En cuanto la federalización de la propuesta, Martins se refirió a la importancia de la representación de todas las economías agroindustriales del país que se comprometan a lograr un desarrollo sostenible, en términos económicos, sociales y ambientales.
En cuanto al objetivo primario, mencionó a la consolidación de la Argentina como líder en el comercio internacional de alimentos, biocombustibles, tecnología, exportadora de insumos, maquinaria, e incluso conocimiento. En esta línea, reconoció que el país tiene un gran potencial para exportar “conocimiento a otros países de América Latina”.
En términos monetarios, se dijo que se busca incrementar los 65 mil millones anuales de dólares por exportación a 100 mil millones de dólares. Y, en términos de empleo, se habló de la generación de más de 700 mil empleos. Todo eso, “sin subsidios y siempre preservando el medio ambiente”.
A grandes rasgos, también se propuso la creación de una Mesa Nacional Exportadora para alcanzar un marco regulatorio; la elaboración de distintas propuestas sectoriales de crecimiento sustentable, así como también de la exportación y la definición de mercados estratégicos; y una ley de desarrollo agroindustrial exportador, con inclusión federal y social, que pueda ser tratada antes de finalizar el 2020.
Para poder implementar sus propuestas, José Martins, destacó que es fundamental la estabilidad macroeconómica que genere un marco de certidumbres a mediano y largo plazo, así como también resulta fundamental mejorar las condiciones de financiamiento para inversores y empresarios.
Se habló del fortalecimiento de organismos públicos, la presencia del INTA, SENASA, INASE, INV, INAL y otros organismos como “esenciales”. Regímenes que apoyen las inversiones agro productivas y forestales, descuentos impositivos por ejemplo en el impuesto a las ganancias por la compra de semillas fiscalizadas, bioinsumos, fertilizantes orgánicos e inorgánicos, entre otrs.
También se mencionó la importancia de promover las exportaciones para lo que se proponen criterios de reintegros de acuerdo a los niveles de procesamiento y relación VA/VBPA; la eliminación de los DEX para las economías regionales; la reducción gradual de los DEX a los grandes cultivos -y con miras a su eliminación de acá a 10 años-; además de las retenciones, también otros impuestos provinciales distorsivos “que hacen imposible la competitividad”.

Sobre la promoción de nuevas inversiones y exportaciones se mencionaron también líneas de financiamiento internacionales, fondos comunes de inversión, impulso el mercado de capitales, un programa para la reducción de costos de servicio público para toda la operatoria de exportación.
También explicaron la importancia de las nuevas tecnologías y del aumento de inversión en el desarrollo agroindustrial, así como también la posibilidad de la emisión por parte del Ministerio de Agricultura para la fiscalización de semillas.
Sobre las relaciones internacionales y la promoción comercial, se destacó el trabajo desde cancillería y se hizo hincapié en la importancia de tener una agenda dinámica de negociación internacional, estar abiertos a acuerdos comerciales, además de evaluar la posibilidad de crear un Servicio Agroindustrial Exportador en la orbita del Ministerio de Agricultura.
Dos puntos muy importantes también fueron el capital humano que derivó en la urgente necesidad de una reforma educativa, además de adaptar los convenios vigentes, y la infraestructura y logística que implica mejorar y ampliar la capacidad de infraestructura tanto viales como ferroviarias, incentivos por parte del gobierno nacional para la mejora de los caminos rurales provinciales, un marco jurídico para tener libertad en la contratación y negociación de acuerdos privados en el transporte del automotor de carga de granos, conectar a toda la Argentina, es decir conectividad rural, y la expansión de la red energética.
Sobre el interior, se habló de una reversión migratoria que es el “gran sueño del Consejo” en el sentido de que muchos compatriotas puedan volver a sus lugares de origen, encontrar empleo, e incluso desde las gobernaciones se los pueda acobijar con planes de vivienda. “Buscamos crear empleo calificado y no calificado en distintas áreas, rurales, tecnológicas, infraestructura, conectividad, entre otras”
El último punto fue el eje ambiental, que implica el trabajo bajo la promoción de buenas prácticas, donde se mencionó a la Red de BPA que está trabajando en un marco normativo. Así como también en una ley nacional sobre la gestión y aplicación de productos fitosanitarios, la declaración de interés público del Programa Argentino de Carbono neutro, la posibilidad de emitir bonos verdes, y el desarrollo de una nueva ley de biocombustible.
Una vez finalizada la exposición del referente Agroindustrial, también se expidieron los demás presentes. Gustavo Idigoras, Presidente de CIARA y CEC resaltó la importancia de un Congreso activo que tenga en cuenta la propuesta para poder avanzar hacia una ley común. Diego Cifarelli dijo que si bien muchos lo categorizaron de antagónico, “el consejo busca que ganemos todos y así engrandecer al país”. Por su parte, Jorge Chemes, de Confederaciones Rurales Argentinas, dijo que es una oportunidad muy importante “porque muy pocas veces se logran reunir todos los sectores en una mesa de trabajo” y por último Jorge Brigante, Presidente de la Cámara Argentina de la Alfalfa, dijo que es importante que todos luchen para que las empresas puedan abrir mercado.

Las preguntas de los senadores
A continuación, Adolfo Rodríguez Saa, dio la palabra a los senadores presentes. El primero fue José Mayans (FDT-Formosa), quien destacó que Argentina necesita un plan integral y que es necesario que, desde todos los sectores, se avance en el crecimiento del país post pandemia.
Por su parte, Jorge Taiana (FDT-Buenos Aires), dijo que ve más posibilidades de poder exportar en la región que por fuera de la misma a lo que Idigoras le replicó que, si bien a nivel internacional se va a exacerbar el proteccionismo, Argentina tiene que tener una política exterior más agresiva, apuntar a la diversificación de productos y mercados como por ejemplo el sudeste asiático o el norte de áfrica y que es necesario se consoliden, desde el Estado, herramientas para abrir mercados.
El santafesino Roberto Mirabella (FDT-Santa Fe), habló de la importancia de la recuperación del Belgrano cargas y de las hidrovías donde debe estar presente el sector privado como consejo asesor. También se refirió a la tipificación de productos agropecuarios, y dio de ejemplo al caso de Estados Unidos: “Argentina aun no sabe copiar las cosas buenas del mundo desarrollado”, sentenció.
Antonio Rodas (FDT-Chaco) festejó la iniciativa del Consejo que se debe interpretar como una oportunidad única para que la Argentina salga adelante.
Desde la oposición, Alfredo de Angeli (PRO-Entre Ríos), retomó los dichos sobre los derechos de exportación y les preguntó a los referentes del Consejo presentes si estaban armando un esquema de reducción/eliminación a lo que le contestaron que si bien es irrisorio pedir “retenciones 0”, es necesario un programa para reducir no solo los dex, sino también otros grandes impuestos distorsivos.
Silvia Giacoppo (UCR-Jujuy), además de referirse a las hidrovías y al Belgrano cargas, habló de la cuestión federal, principalmente del interior profundo que suele quedar en desventaja competitiva en cuanto a los precios de otras regiones. También habló de las grandes distancias, por ejemplo en el caso de Jujuy, hasta los puertos.
“Lamentablemente nunca tuvimos una mirada federal constante, que permita la justicia y equidad para todos, fueron pequeños actos aislados. Esperamos que con este plan tengamos éxito”, concluyó
A continuación Esteban Bullrich (PRO-Buenos Aires), explicó que se debe eliminar toda traba impositiva y burocrática para que el proyecto pueda avanzar. También habló de calidad muy elevada que puede alcanzar la Argentina en materia sanitaria por lo que es un punto fuerte para ganar mercados. Además, dijo que “la vaca viva” es importante y que la infraestructura fluvial debe ser complemento del ferrocarril, para evitar la dependencia de los camiones.
Para finalizar, Adolfo Rodríguez Saa explicó que hay un objetivo y un camino a transitar. Destacó dos puntos: “es muchísimo mejorar productos terminados, son miles de dólares más y miles de fuentes de trabajo más” y dijo que esto es algo patriótico que todos tienen que entender y no hay partidismo, sino que en defensa común de todos los argentinos.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
UA-100749636-1 UA-140329542-1