La semana pasada el proyecto de humedales volvió a comisión y en Agricultura y Ganadería, tres senadores firmaron una propuesta alternativa, encabezada por Alfredo de Angeli (PRO-Entre Ríos), en contraposición a la propuesta firmada por una docena de senadores de la comisión de Ambiente, que preside Fernando “Pino” Solanas (Libres del SUR-CABA).

Los respectivos dictámenes tienen coincidencias importantes en cuanto a la definición de humedales y los servicios que estos brindan, aunque hay diferencia en la denominación: el texto propuesto por Solanas alude a servicios ecosistémicos, mientras que el de De Angeli se refiere a servicios ambientales, a la vez que los menciona con más detalle. (Generalmente la literatura ecológica usa primera expresión, mientras que la literatura económica usa la segunda).

La principal diferencia se da en lo referente a los objetivos de la legislación a crear: la propuesta de Solanas privilegia la conservación de los humedales y los servicios ecosistémicos que brindan, subordinando a ello toda actividad a realizarse,  mientras que el dictamen de De Angeli apunta a compatibilizar actividades con impacto económico y social con la conservación de los humedales y de los servicios ambientales que proveen.

Si bien ambos dictámenes coinciden en la categorización del área en tres niveles, y también coinciden en las restricciones de uso impuestas al primer nivel, el dictamen de De Angeli es mucho más amplio en el uso del segundo y tercer nivel,  aludiendo específicamente a la actividad agropecuaria y a las buenas prácticas.

También hay diferencias instrumentales, en cuanto al plazo en que se realizará el inventario de humedales, el monto de las sanciones por violación de la ley y la autoridad de aplicación.

Si querés ver el cuadro comparativo, hacé click aquí.

UA-100749636-1