En una reunión conjunta de las Comisiones de Relaciones Exteriores y Recursos Naturales, los diputados aprobaron el dictamen que ratifica el Acuerdo Escazú, que viene con media sanción del Senado.

En una reunión conjunta de las Comisiones de Relaciones Exteriores y Recursos Naturales, los diputados presentes aprobaron por unanimidad el proyecto que viene del Senado para la ratificación del Acuerdo Escazú que se basa en el acceso a la información ambiental, el acceso a la justicia ambiental y la defensa de los derechos humanos de quienes protegen el medio ambiente.

Para dar comienzo a la reunión, Eduardo Valdés (FDT-CABA), presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores, se refirió al “orgullo” que representa para el país la ratificación del primer acuerdo en América Latina que tiene como objetivo la protección del medio ambiente y de los derechos humanos en el marco de un desarrollo sostenible.

También destacó la importancia que tiene el acceso público a la información ambiental ya que le permite a todos los individuos comprender en qué medida el deterioro del medio ambiente puede menoscabar sus derechos, incluidos el derecho a la vida y a la salud.

A continuación, Leonardo Grosso (FDT-Buenos Aires), presidente de la Comisión de Recursos Naturales, dijo que el contexto actual en el que se está tratando esta ratificación es sumamente propicio e invita a la reflexión de todos los actores involucrados porque “la nueva realidad debe pensarse teniendo en cuenta una perspectiva ecológica”.

Para proceder, Grosso le dio la palabra a dos invitados, quienes se refirieron al trabajo de la delegación Argentina y de la ciudadanía en su conjunto en este Acuerdo.

En primer lugar, Andrés Nápoli, Director Ejecutivo de Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN), quien manifestó que el Acuerdo tiene bases solidas y representa un paso estratégico para la Argentina, que tiene un rol fundamental en materia medio ambiental en la región.

En segundo lugar, Nicole Becker dijo que la importancia de Escazú radica en que no le va a permitir a los gobiernos tomar medidas sin antes consensuarlas con la ciudadanía. “Argentina está en llamas, literalmente, y nosotros no queremos que este sea el futuro, queremos una democracia ambiental”, manifestó Nicole.

Maximiliano Ferraro (CC-ARI-CABA), legislador que presentó una batería de proyectos en pos del cuidado del medio ambiente tanto en su paso por la Legislatura de la Ciudad como en Diputados, hizo hincapié en que Escazú no es únicamente un tratado ambiental, sino también un tratado de derechos humanos ya que reúne ambas perspectivas y las aborda de forma transversal.

Por su parte, la radical Karina Banfi (UCR-Buenos Aires), también resaltó el acceso a la información como puntapié de acceso a otros derechos y dejó en claro que quien “salve al planeta no será el tratado, sino quienes usen adecuadamente las herramientas que este propone”.

Eduardo Fernández (FDT-Córdoba), destacó que el tratado rompe con el secreto entre el Estado y las grandes corporaciones sobre el medio ambiente. También mencionó al tratamiento de la ley de humedales como hecho destacable del trabajo en comisión.

La vicepresidenta de la Comisión de Ambiente, Brenda Austin (UCR-Córdoba) destacó la pelea por la defensa de los marcos naturales que se está dando en la Argentina, por ejemplo, con la ley de humedales o la ley de bosques. Y consideró a la sociedad como artífice de estas medidas tras poner en agenda estos temas.

Su par radical, Luis Petri (UCR-Mendoza), dijo que es necesario tener en cuenta el afianzamiento de los tres pilares propuestos por Escazú a nivel provincial. Además, dijo que, una vez aprobado como ley, habrá que discutir su jerarquía constitucional.

En la misma línea se expidió Gustavo Menna (UCR-Chubut), quien destacó la importancia del desarrollo legislativo a nivel subnacional para “obligar a las provincias que conforman la federación a su aplicación”.

A continuación, Graciela Camaño (Consenso Federal-Buenos Aires), hizo su despacho ante las criticas de la falta de legislación en materia ambiental en la Argentina y dijo que, si bien muchos no lo creen así, “no estamos desguarecidos de legislación en materia ambiental” y agregó que hay una gran cantidad de principios previstos en el acuerdo que están referenciado sen la reforma constitucional del 94 y en legislación nacional.

Martin Berhongaray (UCR-La Pampa) habló de la oportunidad que tiene el país de liderar cuestiones de la agenda ambiental y su compañera de bloque, Josefina Mendoza (UCR-Buenos Aires), celebró la unanimidad con la que se trató en Senado y espera se trate en Diputados. También destacó la cuestión ambiental que se torna social y es la puerta de entrada para un país más sostenible.

Para finalizar, se votó positivamente el dictamen, por lo que el proyecto sería tratado en la próxima sesión especial. Recordamos que, de este modo, Argentina se convertiría en el décimo país en ratificar el acuerdo, faltando únicamente un único país más para su entrada en vigor.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
UA-100749636-1 UA-140329542-1