El actual jefe de Gabinete de Ministros expuso ante los senadores su primer informe desde que asumió su cargo el pasado diez de diciembre. La sesión se realizó con la mayoría de los senadores presentes en formato virtual y tuvo, como uno de los temas centrales, la situación de la empresa Vicentín.

Con algunas trastabilladas en la oratoria, Cafiero abrió la sesión con un recorrido sobre la gestión de gobierno desde fines del año pasado. Aunque el contexto actual de pandemia ocupó la mayor parte de esta introducción, también se mencionó la situación económica actual y los avances en las mediaciones por el pago de la deuda externa.

El primer bloque de preguntas fue llevado adelante por los senadores de la oposición. Julio Cobos (UCR – Mendoza) se refirió a la represa hidroeléctrica Portezuelo del Viento, quien consultó por el envío de fondos que, aún, algunas provincias aguardan, a lo que Cafiero respondió que se encuentran a la espera del estudio de impacto ambiental regional de la autoridad de Cuenca, que tiene fecha de reunión el próximo 26 de junio.

La introducción de la polémica alrededor de la empresa Vicentín fue traído a colación por primera vez en la sesión de la mano de los senadores Gladys Gonzales (PRO – Buenos Aires) y Alfredo De Angeli (PRO – Entre Ríos). “Esta semana se ha hablado mucho de soberanía alimentaria. Expropiar de manera ilegal una empresa que comercializa soja lejos esta de significar soberanía alimentaria”, señaló González. Por su parte el funcionario entrerriano reforzó el comentario de la legisladora y preguntó: “¿Qué soberanía alimentaria, si nosotros producimos diez veces más alimentos de los que precisamos? ¿Qué quieren hacer? ¿Van a expropiar? ¿Van a seguir rescatando empresas chicas? ¿Con qué dinero lo van a hacer?“. El senador mencionó además la preocupación de los productores rurales ante la resolución del Banco Central sobre las importaciones.

Unos minutos después, la senadora por Córdoba, Laura Rodríguez Machado (PRO) agregó: “Córdoba es un lugar donde somos muy afectos al respeto de la propiedad privada y de nuestros campos. Somos absolutamente refractarios a la idea comunista de apropiarse de los medios de producción por parte del Estado. ¿Por qué un gobierno progresista, como ustedes se autodenominan, utiliza una ley de la dictadura, firmada por Jorge Rafael Videla, para justificar este atropello a la propiedad privada?”.

Finalizada la ronda de exposiciones y preguntas del bloque opositor, Santiago Cafiero poco respondió sobre el proyecto de expropiación de Vicentín. Con alguna chicana se refirió a los dichos de Gladys Gonzalez y comentó sobre su participación en la gestión de Mauricio Macri, en referencia a los problemas con esta empresa santafecina: “La preocupación, cuando te toca ser gobierno, tendría que ser ocupación”.

En referencia a las preguntas del senador De Angeli, el jefe de Gabinete explicó que el gobierno busca rescatar una empresa quebrada que “había dejado a miles de familias y productores sin pagarles”. Comentó además que, en lo que respecta a los mecanismos regulatorios del Banco Central, lo que se pide desde el gobierno es que “aquellos que hayan tenido accedo al mercado de cambios, aquellos que hayan comprado dólares, utilicen esos dólares para pagar importaciones”.

La opinión del oficialismo sobre el proyecto de expropiación se hizo saber en el segundo bloque de la sesión. María de los Ángeles Sacnun (FDT – Santa Fe) dijo que no se trata de una persecución si no de un rescate a una empresa que “va a constituirse en una empresa insignia”, mientras que Anabel Fernández Agasti (FDT – Mendoza) aseguró que la medida es “pragmática, profesional, científica, creativa y audaz”.

Por su parte, Oscar Parrilli (FDT – Neuquén) agregó que existen otros países con leyes de expropiación en su Código Civil como Chile, Colombia, México, España, Francia, Alemania y Estados Unidos. “Cuando se reconoce el derecho a la propiedad, también se reconoce la posibilidad de que el Estado, por razones de utilidad pública y pagando una indemnización, pueda proceder a realizar una expropiación”, sentenció.

Hacia el final, cada bloque realizó su cierre.  Juan Carlos Romero (Peronista – Salta) y Luis Naidenoff (UCR – Formosa) remarcaron que el avance del proyecto de expropiación significa una pérdida de confianza internacional y que los acreedores extranjeros se encuentran preocupados por los costos que esto implicará para el Estado argentino. “Las acciones tienen sus consecuencias y la decisión del gobierno sobre la expropiación generó caída de bonos, acciones y pérdida de confianza”, concluyó el legislador formoseño.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
UA-100749636-1 UA-140329542-1