En el Congreso anual de la cadena de maíz y sorgo, los presidentes de la comisión de agricultura y ambiente del Congreso de la Nación, conversaron sobre su experiencia legislativa, la construcción de consensos y los desafíos legislativos para el sector.

Barbechando estuvo a cargo de la coordinación del panel “El Congreso en el Congreso de Maizar”, donde el senador Alfredo de Angeli, titular de la comisión de Agricultura y los diputados Atilio Benedetti y Alejandro Echegaray, titulares de la comisión agro y de ambiente de la Cámara Baja, respectivamente, recordaron sus inicios y el paso a la política.

Todos ellos comparten varios puntos en común: todos son oriundos de Entre Ríos y vinculados al campo. De Angeli, productor y dirigente gremial; Benedetti empresario agropecuario y Echegaray, ingeniero agrónomo. Pero, además, son los encargados de llevar adelante las comisiones y agenda en su rol de Presidentes de las comisiones que atienden los proyectos del sector.

Con respecto a los temas pendientes, Atilio Benedetti apuntó: “El desafío de este año es la ley de semillas.  Es imperiosa una reforma para proteger a las especies autogamas”. Pero reconoció que el conflicto se resolverá una vez que se encuentren “comunes denominadores por el uso propio”.

También se refirió a la Ley de fertilizantes, como una herramienta de suma importancia para el sector. “Estamos dispuestos a tratarla”, dijo, pero alegó que los productores “afinen el lápiz” para encontrar el mejor argumento para neutralizar el déficit fiscal.

Por su parte, de Angeli postuló la Ley de warrants, una iniciativa sin costo fiscal pero que requiere de consensos. “Hay que alcanzar al quórum”, resumió el senador, para explicar la difícil labor de conciliar todas las propuestas en debate en el Congreso de la Nación.

Mientras que el titular de la comisión de Recursos Naturales de Diputados, Alejandro Echegaray, apuntó que los desafíos ambientales del sector serán: humedales, aplicaciones, cambio climático y la expansión de la frontera agrícola, a través de mecanismos que permitan leyes cumplibles. “Hay que sentar en la mesa a todos: producción, ambientalismo y científicos”, apostó.

UA-100749636-1