Productores de arroz, jugo de frutas, cítricos y limones dieron a conocer la situación crítica de la cadena. Las principales complicaciones responden a la falta de competitividad, retraso en el reintegro de los derechos de exportación, costo del combustible y del flete.

Estuvieron presentes: Claudio Francou (Cooperativa de Arroceros); Federico Gadea (Presidente de Cámara de la Industria Arrocera Argentina); Daniel Cecive (Jugos S.A); Ariel Vilicich (Cooperativa de Comercialización y Extracción (CRC) de Colonia Juliá y Echarren);  Hugo Jaime (Federación de Citrus de Entre Ríos –FEDIER-); Enzo Rita y Diego Rogiero (Federcitrus).

Los arroceros fueron los primeros en plantear la problemática de la producción que abarca a las provincias de Entre Ríos. Corrientes, Santa Fe, Chaco y Formosa. Desde un principio señalaron que cayeron 30 mil hectáreas de siembra en el último año, y alertaron sobre esto, al considerar que la cadena emplea a una persona cada 20 hectáreas, sumado a unas 40 mil que están en riesgo de levantar, consecuencia de las últimas inundaciones.

Pero también agregaron que la industria está integrada y hoy la problemática va desde la producción hasta la comercialización. Para ejemplificar dijeron que en 2015, el 50% destinado a exportación, quedo sin vender. “El proceso de pérdida de competitividad viene de hace 3 o 4 años porque la cadena es muy dependiente de la exportación porque hay muy poco consumo per cápita local”, dijeron. Pero además señalaron que la regularización del tipo de cambio y la quita de retenciones que aplicó el actual gobierno no se terminó de sentir por la caída de los mercados internacionales.

Luego, el panorama que plantearon los productores de jugo de fruta no fue muy distinto: originalmente eran 18 industrias, hoy quedan 5, y 2 están a punto de desaparecer. Ellos, que trabajan con el descarte de la industria de peras y manzanas y producen jugo industrial que luego se utiliza para endulzar y saborizar, aseguraron que en las temporadas pasadas no llegaron a cubrir el costo de recolección de la fruta. “En 2015 quedaron 300 mil toneladas de frutas en las plantas, que se traduce en que estuvimos trabajando al 50% de nuestra capacidad productiva”, apuntaron.

Por parte de los sectores citrícolas hubo dos voces. Desde FEDIER afirmaron que actualmente cuentan con 40 mil hectáreas y 2300 productores “que hoy están peor que el año pasado”. Además enfatizaron que la devaluación y el aumento de tarifas “en un productor de 15 o 20 hectáreas lo termina”, y adjudicaron este problema a la imposibilidad de poder cambiar la producción.

Por otro lado, desde FEDERCITRUS, señalaron que la principal producción de ellos es el limón, del cual el 85% es para exportación. Pero alegaron varios problemas, primero los dos malos años de cosecha. En segundo lugar, el tema de transporte: “Competimos con la soja para conseguir camiones”, afirmaron. Tercero, la distancia a los mercados. “Nosotros estamos exportando impuestos”, apuntaron. Por último, hicieron especial mención a que la citricultura está amenazada por la enfermedad HLB, una plaga que ataca a las raíces de los árboles, e imploraron a los diputados para que los ayuden a resolver este problema que se visualiza recién a los 5 años del cultivo.

Pero los presentes también tuvieron la oportunidad de presentar la incidencia en el costo y posibles soluciones. Para los arroceros, el costo del combustible y la energía -el 30% del costo es riego y un 70% de gasoil- son los principales problemas y propusieron un arancel diferencial para el combustible destinado de producciones regionales. También pidieron por los reintegros a la exportación e iva y financiamiento al sector productivo.

Para los productores de jugo de fruta, el principal impacto está en el costo de recolección y propusieron limpiar los montes para evitar que la plaga que afecta a la fruta se generalice, a través de un incentivo para que el productor pueda recolectar. También solicitaron la adecuación de las tarifas energéticas, colaborar para mejorar la logística y mejorar la perspectiva del uso de los juegos naturales para que aumente el consumo interno.

Una vez más, para los citrícolas también el problema es el costo del combustible porque “es mayor al costo del producto que lleva al camión”. Además sugirieron el uso de edulcorantes de jugos naturales y una ley de emergencia agropecuaria que incorpore el seguro multirriesgo.

Por último, los limoneros sugieren poder cobrar los reintegros del iva en tiempo y forma y mejorar el tema de los fletes, logística, estímulo a la producción de fruta exportable para empleo, líneas de financiamiento para el capital de trabajo, considerar parte de la cadena de la agroindustria a la producción y empaque y fomento de trabajo interno.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
UA-100749636-1