Darío Martínez, Secretario de Energía de la Nación, expuso en Diputados ante el reclamo de la oposición para prorrogar la Ley de Biocombustibles, que vence el 12 de mayo. El jueves habrá una sesión especial, a pedido del interbloque de Juntos por el Cambio y el Lavagnismo, para intentar avanzar con la sanción definitiva de la ley. Las cámaras del sector apoyaron la prórroga, pero pidieron trabajar en un nuevo régimen.

“El objetivo del Gobierno nacional es dar un esquema donde se logre la mayor sinergia entre todos los objetivos de la transición energética, donde se tengan en cuenta todas las realidades”, aseguró Martínez ante los diputados miembro de la comisión de Energía y Combustibles de la Cámara de Diputados.

Asimismo propuso “entender los diferentes mercados con la caña de azúcar, el maíz y la soja”, ya que “no son las mismas realidades: hay que hacer un esfuerzo compartido pero mayor, porque no tienen la posibilidad de un mercado internacional creciente”.

Para terminar, propuso la creación de una comisión multisectorial, que cuente con la participación de todos los actores involucrados “en función del nuevo escenario a nivel nacional e internacional, y de la fecha en la que estamos”, dado que la ley vence en menos de dos meses.

Durante el encuentro, también expusieron representantes de las principales cámaras empresarias que apoyaron la discusión de un nuevo esquema

Luis Zubizarreta, de la Cámara Argentina de Biocombustibles (CARBIO), reconoció los beneficios de la ley y apoyó la prórroga, para, mientras tanto, debatir una ley superadora, que contemple un nuevo régimen que “debe tener en cuenta todo lo bueno de lo que sucedió hasta ahora, pero también corregir algunos temas”. Asimismo propuso que se incorpore “el impuesto al carbono en base a la relación de ahorro de emisiones, y utilizar esos fondos para el desarrollo tecnológico y la transición de las pymes”.

Desde la Cámara de Empresas Pymes Regionales Elaboradas de Biocombustibles (CEPREB) reconocieron que “esta ley dará previsibilidad jurídica a la actividad y permitirá la realización de inversiones que incrementarán las fuentes de trabajo”.

El director ejecutivo de Biomaíz, Patrick Adam, pidió “más tiempo” para que todos puedan participar de la elaboración de una ley “que tranquilamente puede salir por consenso”, en base a las propuestas de todos los productores, independientemente de la materia prima y si son pequeños, medianos o grandes.

El presidente del Centro Azucarero Argentino, Jorge Feijoó, destacó que “ninguna otra cadena agroindustrial en estos 15 años puede acreditar las inversiones que los biocombustibles han hecho como consecuencia de esta ley, distribuidas en diez provincias”.

“Como sector azucarero no tenemos márgenes”, detalló el representante de los azucareros y pidió acelerar su sanción, ya que se avecina la época de la zafra.

Desde la Cámara de Industrializadores de Granos y Productores de Biocombustibles de Origen (CIGBO) se lamentaron por la demora en el inicio de la discusión parlamentaria, pero se mostraron dispuestos a buscar consensos: “Las leyes son perfectibles, vía resoluciones o acuerdos. No hay forma de que una ley sea perfecta” y pidieron “cuidar a todas las industrias, chicas o grandes, cada una con sus particularidades”.

Para el cierre, el Presidente de la Comisión de Energía de Diputados propuso “generar el debate que construya una nueva ley”, en conjunto con los representantes del sector, a pesar del año electoral que se avecina.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
UA-100749636-1 UA-140329542-1