Barbechando, como seguramente la inmensa mayoría de la población argentina, lamenta profundamente el triste espectáculo brindado ayer en el Congreso de la Nación. Como entidad del agro abocada desde 2009 al seguimiento y difusión de la tarea legislativa, sabemos qué importante es que la ciudadanía sienta un profundo respeto por el Poder Legislativo, como requisito básico para la aceptación y cumplimiento de las normas que de allí surjan.

Situaciones como la de ayer implican un franco retroceso en la construcción de prestigio del Congreso, a través del trabajo de mejorar el diálogo, la negociación y los consensos para la sanción de las leyes.

Anhelamos que los actores del escándalo se serenen, reflexionen y retomen la senda del trabajo serio en un marco de respeto por sus colegas y por la ciudadanía. Para bien del Congreso como institución. Para bien de la Argentina como nación. Para bien de todos.

UA-100749636-1