El proyecto que cuenta con media sanción para establecer el proceso desde que los agroquímicos ingresan al país hasta su venta, no logró ser debatido por la ausencia de senadores y la falta de convocatoria de la comisión de Ambiente. Si no se sanciona antes del 30 de noviembre, caduca

Los presidentes de las comisiones de Agricultura, Ganadería y Pesca, Alfredo de Angeli (PRO-Entre Ríos) y de Justicia y Asuntos Penales, Pedro Guastavino (FPV-PJ-Entre Ríos) se presentaron para dar debate al proyecto venido en revisión de Diputados que establece el proceso de Elaboración, Registro, Comercialización y Control de Productos Fitosanitarios 

El titular de la comisión agro reconoció el trabajo de la comisión de Justicia que propuso modificaciones para las sanciones. El propio Guastavino consideró “malas redacciones” y que no se especifican las sanciones ni el organismo que las ejecutaría,  que genera que el proyecto no sea aplicable y adelantó que no acompañará el dictamen sin esas modificaciones.

Para cerrar, De Angeli resaltó la ausencia de Fernando Solanas (Libres del Sur-CABA) y denunció la “mala intención de no sé quien diciendo que no queríamos tratar este proyecto”. Finalizado el encuentro, informalmente los senadores consideraron tratar el proyecto sobre tablas en el recinto –sin ser debatido en comisión- ante las sucesivas reuniones frustradas.

Sería un despropósito que un proyecto consensuado y aprobado por unanimidad en la Cámara de Diputados, perdiera estado parlamentario: pero este es el resultado de una iniciativa que durante dos años no tuvo movimiento alguno y cerca de que culmine el 2017, comienzan las negociaciones apresuradas para evitar que el proyecto pierda vigencia.

Además, Fernando Solanas (Libres del sur-CABA), titular de la comisión de Ambiente que es competente en el estudio de este proyecto, luego de varias idas y venidas, decidió no convocar a los senadores de ese pleno ya que no logró el aval de la comisión de Agricultura para considerar su proyecto que prohíbe las aplicaciones aéreas y establece 1500 metros para las terrestres.

El día anterior, los asesores de las comisiones de Agricultura y de Justicia analizaron el proyecto de aplicaciones de Solanas, pero en ausencia de los asesores de Ambiente, que una vez más, tampoco convocaron a la reunión. En ese encuentro, miembros de Coninagro, FADA y Barbechando plantearon las alternativas para regular las fumigaciones, como ser a través de programas de buenas prácticas agrícolas, manuales y capacitaciones para el manejo de los agroquímicos. Sin embargo, el debate quedó limitado a un puñado de asesores sin grandes objeciones.

El proyecto deberá continuar con su estudio en la comisión de Ambiente, que es cabecera y Agricultura podrá expedirse una vez que lo realice la primera competencia.

UA-100749636-1