En lo que va del año, pocas veces sesionaron los Diputados y Senadores. Y la actividad a nivel de comisiones va en descenso.
Pero para definir un aumento en la dieta sí hubo consenso y ya conocemos el rechazo que generó esta medida en la sociedad.
Pero el problema fue que, en el momento que pudieron retractarse, los diputados votaron que no.
141 votos negativos del PRO y del Frente para la Victoria fueron suficientes para frenar los 53 votos afirmativos del Justicialismo, massismo, GEN y aliados para volver atrás con la decisión. Pero además, hubo 8 abstenciones, es decir, 8 diputados que ni siquiera supieron hacerse cargo de su decisión.
En un país con un 30% de pobres y que necesita de leyes y debates serios, este tipo de acuerdos, no ayudan a generar la confianza entre políticos y ciudadanos.

UA-100749636-1