Por reglamento, en las comisiones se debe dar lectura a todos los proyectos que se consideren, por más que sean una eternidad. En ese momento, los diputados aprovechan para conversar con sus compañeros, pero con disimulo. Pocos escuchan lo que se lee.
Así ocurrió en Agricultura que, mientras Alegre nombraba los 42 proyectos, los legisladores charlaban, excepto dos de ellos: Luis Borsani y Luis Basterra que punteaban los proyectos a debatir. E incluso, el formoseño advirtió un error en las modificaciones propuestas que desencadenó un arduo debate.

UA-100749636-1